scorecardresearch

IU pide la supresión de la ORA salvo la zona verde del Casco

J. Monroy
-

El Grupo ha presentado sesenta alegaciones al Plan de Movilidad Sostenible, entre las que está una frecuencia máxima de autobuses de veinte minutos y una tarifa fija de taxis al hospital

IU pide la supresión de la ORA salvo la zona verde del Casco - Foto: ï»Óscar Huertas Fraile

El Grupo Municipal Izquierda Unida-Podemos ha presentado más de 60 alegaciones al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) con el objetivo de tener una movilidad sostenible y saludable en la ciudad de Toledo que luche contra el cambio climático. Básicamente, hace una apuesta intensa por el transporte público y la movilidad interna en los barrios, junto a una propuesta de eliminar la ORA en todos los barrios, salvo la zona verde del Casco. También pide quitar el pago en los aparcamientos disuasorios y que los taxis al nuevo hospital tengan un tarifa fija.

El portavoz de la formación de izquierdas, Txema Fernández, apuntó que las alegaciones presentadas tratan de cambiar la cultura de la ciudad de Toledo para que los vecinos se muevan de una manera diferente. Por eso, una de las medidas que ha propuesto es eliminar por completo la propuesta de ORA para que quede derogada en la ciudad. Su idea es estudiar, eso sí, la situación del Casco, para que pueda seguir habiendo estacionamientos para residentes. Aunque habría que estudiar quiénes son realmente residentes. Por eso, ha propuesto realizar un estudio para comprobar si el censo de la población que vive en el barrio coincide con las tarjetas de aparcamientos solicitadas. A eso se suma también la derogación de los aparcamientos disuasorios de pago. «Los aparcamientos disuasorios hay que hacerlos lo más sostenible posible y luego eliminar la ORA porque creemos que con una regulación el espacio en el que los coches se les obligue a rotar a partir de un determinado momento lo normal es que posibilite que la gente coja el coche», ha aseverado. Además, la ORA es una iniciativa «clasista», porque solo pueden aparcar quienes se permitan ese gasto.

Su apuesta es por los autobuses urbanos. Entre sus iniciativas para mejorarlos, en primer lugar, está la posibilidad de solicitar paradas a demandas de las usuarias en los trayectos habituales de los autobuses urbanos durante determinadas horas de la noche. «Si queremos de verdad hacer una ciudad más amable, si queremos de verdad hacer una ciudad más segura pedimos que se contemple el estudio de la posibilidad de que las paradas a partir de un momento determinado se establezcan a demanda», señaló.

Con la finalidad de que el transporte público sea la primera opción de movilidad, IU-Podemos ha propuesto también que la frecuencia máxima de todas las líneas de autobús urbano de la ciudad sea de 20 minutos adaptando sus tiempos de llegada a las paradas a los horarios escolares y laborales. «Hemos dicho alguna vez que los barrios de Azucaica o Tres Culturas, por ejemplo, tienen una frecuencia que a veces excede la hora haciendo el servicio ineficaz», explicó Fernández.

Junto a ello, IU propone itinerarios peatonales y por bicicleta que puedan unir los barrios internamente. Porque, por ejemplo, el hospital está lejos de muchas zonas del Polígono.

Taxis. También para fortalecer e impulsar el transporte colectivo, IU ha propuesto unas tarifas cerradas en los taxis que vayan desde cualquier barrio de Toledo al nuevo hospital universitario ubicado en el Polígono debido a que va a ser uno de los puntos de mayor atracción de movilidad de la ciudad.

Por otro lado, ha propuesto realizar un plan peatonal específico para personas con discapacidad física y psicológica en la ciudad de Toledo. «Es verdad que se habla de la movilidad para estas personas, pero la accesibilidad tiene la suficiente importancia para que primero se extraigan todas las medidas que de forma tangencial se dicen en el PMUS y se elabore un proyecto concreto para este colectivo», ha manifestado.

Otra propuesta es la creación de un plan puntal de movilidad para los grandes eventos culturales y deportivos de la ciudad para que no sufran «importantes variaciones» que ocasionan grandes dificultades entre vecinos y turistas.

En lo que al turismo se refiere, Fernández se refirió al trenecito turístico y el autobús turístico, que por un lado invaden las aceras (cuando el tren tiene una parada determinada, que no utiliza) y por otro siguen utilizando combustibles contaminantes.