La Policía Nacional detiene un exhibicionista en Buenavista

J. Monroy
-
La Policía Nacional detiene un exhibicionista en Buenavista - Foto: David Pérez

El individuo, que reconoció los hechos, había mostrado sus genitales ante varios testigos, incluidas dos menores de edad. La Policía investiga si es el mismo autor de situaciones similares

La Policía Nacional ha detenido en Toledo a un varón como presunto autor de un delito de exhibicionismo, al ser detectado en el barrio de Buenavista después de mostrar sus genitales a varias personas que pasaban por la zona.
La colaboración ciudadana ha sido clave en esta detención. La alerta llegó a los agentes, una vez más, a través de las llamadas de varios testigos al teléfono de emergencias 091. Una vez en el lugar, y gracias a la descripción facilitada por los ciudadanos que habían presenciado los hechos, se pudo localizar a esta persona, que reconoció ante los agentes su comportamiento obsceno.
Las primeras averiguaciones permitieron constatar que el presunto autor había cometido los hechos ante dos menores de edad, así como que no era la primera vez que éstos ocurrían, ya que las víctimas tenían constancia de que este mismo individuo había sido avistado por otras la semana anterior.
Desde la Comisaría Provincial de Toledo se está tratando de determinar la posible participación de este varón en otros hechos similares, continuando con las gestiones de investigación.
No en vano, no son las primeras denuncias por exhibicionismo que se dan en la ciudad. Hace unos meses que al menos dos personas grabaron a dos exhibicionistas en un parada de autobuses de ronda de Buenavista y en el callejón del Lucio, en el Casco histórico. La primera, ante la que hombre se masturbó en público, habló de que conocía antecedentes por el entorno del colegio Garcilaso. También las redes sociales se hacían eco de denuncias de un exhibicionista en el entorno de Palomarejos.
Aunque las chicas que pudieron grabar al joven en el Casco se reían de su actuación, fuentes feministas de la ciudad manifestaron en realidad su miedo ante lo que un individuo así podría llegar a hacer.