Diálogos con la fotografía

SPC
-
Diálogos con la fotografía - Foto: Elina Brotherus

PHotoESPAÑA abre sus puertas hasta septiembre, en una nueva edición que reúne en varias ciudades de todo el país las obras de casi 300 artistas. El festival recupera, además, la figura de una comisaria, que esta vez recae en Susan Bright

Entablar un diálogo con los inicios de la fotografía. De esta idea parte la nueva edición de PHotoEspaña 2019, una cita con cifras de vértigo que reunirá en diferentes ciudades de todo el país el trabajo de casi 300 autores en 85 exposiciones. El certamen, que se mantendrá hasta el 1 de septiembre, combina este año las exposiciones de grandes autores como William Klein, Bernice Abbott o Donna Ferrato con Deja Vú, una selección de exposiciones comisariada por la inglesa Susan Bright que trata de responder la pregunta qué es la fotografía en la era del like.
Esta es sin duda la cita española más importante con la fotografía, un espacio para explorar la identidad del género y su función en un momento en el que se hacen y se consumen más fotos «que nunca» gracias a las redes sociales, según explica Alberto Anaut, director del certamen.
No por casualidad, el lema de esta edición es Nuestro algoritmo es el criterio, subraya. Con este marchamo, el de aportar una dosis de criterio, la vigésimo segunda edición del certamen arrancó el pasado miércoles con 296 exposiciones, la mayoría en Madrid, pero también en otras cinco ciudades: Santander -se suma este año-, Alcalá de Henares, Alcobendas, Segovia y Zaragoza, entre otras.
¿Qué es hoy la fotografía? El festival, que desde hace dos años no invita a un comisario, ha dejado a la inglesa Susan Bright que responda esta pregunta con ¿Deja Vú?, un interesante apartado con cinco exposiciones en las que reflexiona sobre la identidad del género y la evolución de su significado a lo largo de la historia.
«Quiero romper con la idea de que la fotografía es una visión única de una persona. Es un proceso», explicaba la comisaria durante la presentación de este certamen y hacía un llamamamiento a quienes tengan la intención de asistir a alguna de estas muestras: que los visitantes que se tomen su tiempo para ver cada exposición y no vayan «corriendo de una a otra».
Los autores escogidos son Elina Brotherus, inspirada en el movimiento Fluxus, y Clare Strand, que reflexiona sobre la información confundida, ambas en el Centro Cultural de la Villa: o el significado del archivo de Patrick Pound (en el Museo Lázaro Galdiano) y el angoleño Délio Jasse.
La evocadora propuesta de Laura Letinsky y Sharon Core, que ilustra el cartel este año, se muestra en el Museo Romántico como un diálogo entre ambas autoras, cuya obra se compone por imágenes de bodegones y en las que cuestionan el medio fotográfico y la naturaleza muerta como género.
En el apartado de Grandes autores: De Abbot a Klein, esta edición se dan cita nombres de gran relevancia en la fotografía. Entre ellos destaca William Klein, que tiene en la Fundación Telefónica su primera gran retrospectiva en España. La exposición pondrá en diálogo su trabajo fotográfico con su obra pictórica, gráfica y cinematográfica para dibujar el retrato más completo del artista. Siempre ubicado en el centro, cerca de su tema para captar mejor las líneas de tensión, Klein construyó durante la década de los 50 algunos de sus relatos de fotografías callejera más significativos en ciudades como Nueva York, Roma, Moscú y Tokio.
También de esta época, una de las más prolíficas de la historia de la fotografía, surge la audaz mirada de Bernice Abbot, heredera de la tradición documental de Eugène Atget, que retrató la transformación de Nueva York y fue una gran retratista de la escena intelectual parisina. Ambos universos se exponen en la Fundación Mapfre.


Paisaje y naturaleza 

El entorno natural, habitual de la fotografía, estará representados en PHotoEspaña en el Museo ICO con Paisaje enmarcado. Misiones fotográficas europeas 1984-2019, que revisa los cambios sufridos por el paisaje rural, urbano y suburbano en Europa desde 1984. Entre las propuestas para el Real Jardín Botánico, una de las sedes más emblemáticas del festival y que contará con varias muestras, está La sombra incisa, un monográfico de Javier Vallhonrat, que refleja varios años de trabajo y tiempo pasado en el glaciar de la Maladeta en Pirineos, que se encuentra en un estado delicado de conservación. 
Completarán las propuestas en este enclave la exposición ENDEAVOUR. El Eucalipto, un estudio de caso, de Clément Verger, en la que el fotógrafo francés construye un relato visual que pone de manifiesto la capacidad del hombre para moldear el entorno para su propio beneficio, y la artista visual Kimsooka. La coreana presentará Tierra – Agua – Fuego – Aire, una instalación inspirada en el paisaje de Lanzarote con el que aborda los cuatro elementos que, utilizados por diversos filósofos desde la antigüedad, designan las entidades últimas que constituyen la realidad material, tanto en la tradición occidental como en la oriental: Tierra, agua, fuego y aire han sido y son fuente de energía y de vida. 
Por otro lado, la Sala Canal de Isabel II acogerá la primera exposición retrospectiva del sevillano David Jiménez, en la que revisa más de 25 años de trabajo personal.
Como último apunte, destaca la exposición de Donna Ferrato, una autora que pone el foco en la realidad de las mujeres que sufren la violencia machista. 
La autora expone Holy en el Círculo de Bellas Artes, una selección de fotografías en las que retrata a mujeres supervivientes que hablan sobre el empoderamiento y la capacidad de supervivencia.