El PP quiere 20 alcaldías importantes que dependen de pactos

L.G.E.
-
Francisco Cañizares, en el centro, es uno de los 'alcaldables'. - Foto: David Pérez

«Estamos manteniendo contactos con los partidos políticos con los que hay que tener acuerdos», avanza el presidente del PP regional, Paco Núñez. Comenta que es pronto para saber qué puede cuajar

«Estamos manteniendo contactos con los partidos políticos con los que hay que tener acuerdos». Así de críptico se mostró esta tarde Paco Núñez sobre las conversaciones para hacerse con ayuntamientos de la región en las que no hay ningún partido con mayoría absoluta. Calcula que hay alrededor de veinte ayuntamientos importantes que dependen de pactos y en los que el PP podría acabar haciéndose con la alcaldía. «Estoy convencido que los acuerdos se van a cerrar al final», avanzó.

Núñez expuso que quince días son mucho tiempo en el calendario político y cree que los acuerdos se sabrán cuando se acerque la fecha de constitución de los ayuntamientos, aunque las conversaciones ya se hayan iniciado. «Estamos en una fase muy inicial, falta muchísimo para ver qué puede cuajar», apuntó. Explicó que esos contactos se están haciendo con «discreción», pero resaltó que también poniendo el programa sobre la mesa. «Queremos gobernar para algo», recalcó. Por eso garantiza que los acuerdos a los que lleguen tendrán «carga programática y de actividad».

Tres capitales en juego. De esas ciudades importantes en juego, hay tres capitales de provincia que podrían acabar siendo para el PP. Núñez avala a sus candidatos como una de sus bazas para conseguir las alcaldías. En el caso de Albacete y Guadalajara, aseguró que Serrano y Román han hecho un buen trabajo como regidores de estas ciudades. Para Ciudad Real, se remite al trabajo realizado por Cañizares tanto en las Cortes regionales como en su época de concejal. Cree que es «la mejor alternativa» a la socialista Pilar Zamora.

Núñez alerta de los mensajes que recomiendan que los alcaldes sean del PSOE por el mero hecho de ser el mismo partido que ha ganado la Junta. Expuso que aplicar esa teoría es dar por hecho que se va a «castigar» al alcalde que sea de un partido diferente al que está en el Gobierno regional y que hay ciudadanos de primera o de segunda. «Hay que cubrir las necesidades por orden de prioridad», subrayó, «Yo he sido alcalde para todos, no he preguntado al vecino a quién ha votado», añadió.