El 'Quijoteflauta' genera una gran polémica entre los vecinos

J.A.J./Toledo
-
Imagen del mural divulgada por su autor en su perfil de facebook. - Foto: Inti

El Quijote pintado en un gran mural es rechazado por algunos. Aparece embozado con un pañuelo que luce un anagrama del 15-M y con una estrella de cinco puntas en su casco

Iba a ser el Quijote más grande del mundo y se ha pasado cumpliendo las expectativas. La idea de representar al más famoso personaje de Miguel de Cervantes en un gran mural que decorara un edificio de ocho alturas del centro de Quintanar de la Orden, para corregir el mal efecto visual que el inmueble provoca en la zona histórica de la cabecera de La Mancha toledana, fue inicialmente bien recibida por la sociedad quintanareña. Pero, una vez vista la obra pintada por el artista callejero chileno Inti Castro, lo que se ha generado es una gran polémica. Parte de los vecinos de la villa manchega ya han protestado contra lo que han bautizado como ‘Quijoteflauta’, al recoger varios símbolos propios de la izquierda alternativa. El asunto se ha convertido en un quebradero de cabeza tanto para los promotores de la iniciativa como para el Ayuntamiento, que en su momento apoyó lo que arrancaba como una inocua iniciativa de intervención artística para paliar un desmán urbanístico.
El Quijote de Inti Castro es divisable a una gran distancia, toda vez que ocupa una de las fachadas de un edificio de ocho alturas. Pero que nadie espere ver la imagen idealizada que hasta ahora se ha tenido del Caballero de la Trista Figura. La cara queda tapada por un gran pañuelo, embozado como si fuera un guerrillero o un «bandolero», como le han calificado de manera peyorativa los detractores de la obra. Esto podría quedarse en una muestra de originalidad, pero a algunos no les ha gustado que sobre el pañuelo se pueda ver impreso el anagrama ‘15-M’, que simboliza al movimiento social de los ‘indignados’ desde la ocupación de la Puerta del Sol de Madrid un 15 de mayo de 2011.
A esto se suma el dibujo de una estrella de cinco puntas en la bacinilla de barbero que Alonso Quijano usaba de casco en sus aventuras. Esta estrella suele ser reconocida como símbolo de  movimientos revolucionarios de corte marxista.  A estos elementos polémicos se suma las jeringuillas, con su identificación en el imaginario colectivo de algunos con el consumo de drogas, que aparecen clavadas  en un corazón pintado en el pecho del Ingenioso Hidalgo.
La plasmación del Quijote arrancaba el pasado lunes, y según se iba viendo el resultado subía el tono de las voces críticas. Hasta el punto de que los contrarios a la obra  se han unido en torno a hagstags de Twitter como ‘#elquijoteFlautaNoMeRepresenta’. «A esto no hay derecho,usar dinero público y donativos de la gente del pueblo para expresar tus ideales», reprocha un internauta. Este grupo llegó al extremo de convocar ayer domingo, a las seis de la tarde, una manifestación de repulsa ante el Ayuntamiento quintanareño.
El propio artista conoce la controversia. En su perfil de Facebook, Inti Castro ha publicado una foto de su Quijote advirtiendo que «por motivos de interpretacion puede ser borrado en los proximos dias. Esperemos que la cordura prime». Pero el chileno también encuentra apoyos en las redes sociales.  «La calaña que es de derechas en este pueblo se siente indignada, no les representa este quijote, es vergonzoso» afirma uno ante la perspectiva ideológica de este conflicto, mientras otros equiparan una modificación del mural a un acto de censura.
A quien le cae ahora esta patata caliente es al Ayuntamiento quintanareño, que cofinanció la obra con 6.000 euros, Este medio no pudo contactar ayer con el alcalde, Carlos Madero (PP), aunque, según adelanta la web local ‘MLV Quintanar’, existiría un acuerdo con el pintor para mantener la obra a cambio de difuminar sus detalles más polémicos.