La EMV cerrará 2018 con unas pérdidas de casi 300.000 euros

M.G
-
La EMV cerró 2018 con unas pérdidas superiores a los 400.000 euros - Foto: Yolanda Redondo

La empresa achaca el mal resultado al abono de la indemnización de la promoción de La Legua, al gasto de aplicaciones informáticas para la gestión de las multas y a la falta de venta de un local

Otra vez en rojo a pesar de los esfuerzos y de las previsiones que indicaban unos 20.000 de saldo positivo. La Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) maneja una previsión de cierre de ejercicio negativa, con pérdidas cercanas a los 300.000 euros. Así se desprende del  informe económico de la propia empresa, unas cuentas que hoy se pondrán encima de la mesa del Consejo de Administración.
El resultado es menos halagüeño del esperado en principio y ya van tres años consecutivos de números rojos, aunque lo cierto es que este ejercicio se asemeja más al de 2016 en cuanto al volumen de pérdidas, ya que en 2017 la EMV terminó cerrando el año con un saldo negativo de un millón de euros, que en su momento se achacó a la depreciación del precio de los terrenos por efecto de la crisis.
Aún es pronto para calcular las pérdidas exactas, pero la empresa admite una serie de gastos extra que no estaban contemplados en el presupuesto de este año, como la puesta en marcha de varias aplicaciones informáticas para tramitar expedientes de multas anteriores a 2016 y una serie de adaptaciones que han obligado a gastar más de cien mil euros de lo inicialmente previsto. Además, en el informe económico se señala también «que se ha producido un mayor gasto del presupuestado en el coste de notificación producido por el aumento de precios y de volumen de las notificaciones» a pesar incluso de haberse integrado en el contrato del Ayuntamiento con Correos.
Este caso parece un déjà vu, puesto que la EMV el año anterior también mantuvo unos costes elevados para adaptarse al sistema de gestión de multas  que terminaron  ascendiendo a 251.837 euros.
Otro de los lastres de la empresa este año ha sido la indemnización de la promoción de precio tasado de la Legua tras la reclamación judicial de los propietarios. Una sentencia ha obligado a la EMV a pagar una mayor cuantía, que tampoco estaba prevista inicialmente porque ya se abonó en su momento.
Por otra parte, la empresa no ha podido tampoco dar salida a la venta de inmovilizado, como el local de la calle Alemania, ya que figuraba una previsión de ingresos de 240.000 euros, cuando no se ha obtenido un euro. En las cuentas se incluye también el retraso en la formalización de dos encargos por parte del Ayuntamiento, el del programa de vivienda social de la Concejalía de Servicios Sociales, y el programa de intervención y planificación del área de Vivienda, con lo que este año «sólo se ha podido imputar una parte del coste presupuestado».
debate. El informe destaca que el resultado «ha sido favorable» en relación a la gestión de las viviendas de alquiler, las 35 del barrio de Azucaica y las 20 de Santa Bárbara, ya que todas están arrendadas y mantienen lista de espera. La comercialización del parking de Filipinas continúa, pero lo cierto es que ahí la EMV únicamente ha ingresado 3.000 euros a lo largo del año.
Un año más, volverá a abrirse el debate sobre viabilidad de la empresa por parte de la oposición como suele ocurrir en los últimos años en los cierres de ejercicio.