Tierraseca: «Donde hay unidad siempre existe victoria»

La Tribuna
-

El delegado del Gobierno en la región destacó que «no puede ser un día de fiesta por respeto, pero tampoco un réquiem perpetuo», porque la vida «siempre empuja con fuerza».

Francisco Tierraseca, delegado del Gobierno en la región. - Foto: Víctor Ballesteros

El delegado del Gobierno en la región, Francisco Tierraseca, destacó que el Día de la Región de 2020 «no puede ser un día de fiesta por respeto a las víctimas y a sus familias, pero tampoco podemos abatirnos en un réquiem perpetuo, porque la vida, aunque sea dolorosamente, siempre empuja con la fuerza de la esperanza» y «donde hay unidad, siempre existe la victoria».
En un artículo de opinión con motivo del Día de la Región, Tierraseca reflexiona que, «desde 1984 en que celebramos el Día de Castilla-La Mancha con motivo de la constitución de nuestras primeras Cortes Regionales, nunca esta festividad se ha celebrado con tanto dolor, emoción e incertidumbre sobre el futuro, en unas fechas donde España entera y todas sus instituciones se encuentran de luto oficial por las víctimas de la pandemia de la Covid-19».
«Por esta razón, quiero trasladar nuestras más profundas condolencias y solidaridad a todas las familias que se han visto afectadas por tan dolorosas pérdidas y nuestro agradecimiento sincero para todos aquellos profesionales y voluntarios que todavía, con su esfuerzo y generosidad, nos siguen curando, cuidando y protegiendo», afirma.
En este punto considera «obligado» el reconocimiento a todo el personal sanitario por el enorme sacrificio realizado y actitud ejemplar de su vocación de servicio; a los trabajadores y trabajadoras de las residencias; al personal de limpieza; a miles de trabajadores anónimos que con su celo han contribuido a no añadir a la emergencia sanitaria otra más de abastecimiento de productos esenciales; a las iniciativas empresariales, sociales y particulares para poner a disposición de la población material sanitario y de protección; a todos los hombres y mujeres del Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policías Locales y Protección Civil, a todos los miembros de las Fuerzas Armadas, a los sanitarios y residencias y al conjunto de colectivos, ONGs por sus miles de voluntarias y voluntarios anónimos.
«Lamentablemente, hoy no puede ser un día de fiesta por respeto a las víctimas y a sus familias, pero tampoco podemos abatirnos en un réquiem perpetuo, porque la vida, aunque sea dolorosamente, siempre empuja con la fuerza de la esperanza y así, todos, confiamos en que Castilla-La Mancha pueda desterrar en el plazo más breve posible la soledad y el silencio que nos ha arrasado», reflexiona Tierraseca.