Temor en la cárcel de Ocaña a la 'desescalada'

J.M.
-

«La 'desescalada' en nuestro ámbito debe ir por detrás y más despacio que la del exterior y observamos que es al contrario», señala el colectivo Acaip

Temor en la cárcel de Ocaña a la ‘desescalada' - Foto: Yolanda Redondo

Los trabajadores del Centro Penitenciario de Ocaña I mostraron ayer en un comunicado de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) su temor a las medidas sobre la ‘desescalada’ adoptadas por Instituciones Penitenciarias. «Y ello en atención a evitar posibles contagios en la población reclusa, muchos de ellos con patologías previas y pacientes inmunodeprimidos y entre los trabajadores del centro, cuya mermada plantilla tiene una media de edad muy avanzada», señalan.
Así, abundan en que el número de contagios oficial es de seis trabajadores. Y, además, más de 25 han permanecido en cuarentena. «Aunque el número podría ser mayor dado que, aun siendo un servicio público esencial, no se han realizado test diagnósticos a la totalidad de los trabajadores del Centro Penitenciario de Ocaña I, incluso trabajadores con síntomas compatibles de Covid-19 no se les realiza las pruebas oportunas y nos sentimos totalmente desamparados por la diversidad de criterios», apostillan.
Acaip apunta que el colectivo ha pedido la realización de los test de modo insistente a la administración pública. «Conscientes de la necesidad de conocer con exactitud la situación del personal en referencia a posibles contagios. Es vital minimizar al máximo posible los riesgos de contagio en el interior de la prisión, pues podría tener gravísimas consecuencias, no sólo a nivel sanitario, sino de seguridad», recalcan.
«Queremos  mostrar  nuestra  preocupación  porque  consideramos  que  la Administración Penitenciaria se precipita cuando el pasado 13 de mayo aprobó diversas medidas, como la reanudación de las visitas de los familiares a los internos, los permisos de salida y de las actividades deportivas, culturales o formativas; donde se va a permitir la entrada de personal ajenoal interior de los Centros Penitenciarios, poniendo en peligro la vida y la seguridad de los internos y los trabajadores», explican en el comunicado.
Por ello, añaden que «la desescalada en nuestro ámbito debe ir por detrás y más despacio que la que se vaya produciendo en el exterior y observamos que es al contrario.