'La Nuit', cerrada seis meses por vender alcohol a menores

J. Monroy
-

El Ayuntamiento además impone una multa de 3.100 euros a la empresa responsable del local, Sunet Music, y rechaza parcialmente sus alegaciones

‘La Nuit’, cerrada seis meses por vender alcohol a menores - Foto: David Pérez

El Ayuntamiento de Toledo ha cerrado la discoteca del Casco ‘La Nuit’ por un periodo de seis meses por permitir en su local el suministro de bebidas alcohólicas a menores. Por el mismo hecho, sanciona a la empresa propietaria, Sunet Music SL con una multa de 3.100 euros. Así lo decreta la Junta de Gobierno local del pasado 3 de mayo.
En este caso, la sanción es inferior a la impuesta al local Oki Oki por idéntico motivo, que ha estado un año cerrado. Para ello, se basa en criterios como la edad de los menores implicados (de 16 a 17 años), el número de personas afectadas (seis) y la graduación alcohólica de las bebidas implicadas (37,5 grados) y tiene en cuenta la prohibición de entrada de menores al local establecida por la Ley 7/2011 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Castilla La Mancha. Además, el escrito municipal da respuesta a las dos tandas de alegaciones emitidas por los responsables del local.
Fue el pasado 23 de diciembre cuando seis agentes de la Policía Local y varios más de la Nacional acudieron a la discoteca ‘La Nuit’, en pleno Casco histórico, para investigar la presencia de menores consumiendo alcohol en el local. Efectivamente, confirmaron que allí había varios menores, consumiendo casi todos ginebra, como ellos mismos confesaron a la Policía Local. Por su parte, los agentes ‘nacionales’ también denunciaron al local por la admisión o participación de menores en un lugar en el que tienen prohibida su entrada.
Alegaciones. Desde Sunet Music se han elevado una serie de alegaciones, rechazadas en su mayoría por el Consistorio. Básicamente ha argumentado que su control de entrada es el adecuado para impedir la entrada de menores en el local. Si estos lo han conseguido, han podido comprobar por las cámaras de seguridad, ha sido con la ayuda de algún mayor que ya estaba dentro y que les ha abierto las puertas de salida de emergencia. En cualquier caso, advierte la empresa, es algo que ya ha corregido. Además, apunta que no es ha demostrado que se vendiera alcohol a los menores, dado que, como en las tiendas, puede haberlas comprado un mayor y habérselo suministrado. Es molesto para los clientes hacer un control y los padres también son los que tienen que vigilar a sus hijos.
El Ayuntamiento desestima parcialmente las alegaciones, porque el hecho de que hubiera menores dentro del local indicaba que los controles de acceso no eran suficientes, y porque la empresa era la responsable por acción o por omisión de que los menores accedan al alcohol.