scorecardresearch

Pantoja llena con los aforos al cien por cien

Dominguín
-

La suelta de reses celebrada en la localidad sagreña fue todo un reclamo con el toro 'Valedor' que hizo que la plaza de toros se llenase.

Espectacular salida de 'Valedor' del cajón en Pantoja. - Foto: Dominguín

La comarca de la Sagra, sigue siendo el motor taurino de la provincia. La temporada ha sido cercana a la habitual con la excepción de que no se han realizado festejos populares en las vías públicas, con la excepción de Villaseca.

Pantoja es de esas villas, que siguen teniendo gran tradición y arraigo por los toros. El ayuntamiento cuanta con la inestimable ayuda de la Asociación Cultural Taurina ‘Santa Bárbara’, que con decenas de socios dan vida a la tauromaquia en esta localidad.

Tenían una espina clavada desde el año 2019, y desde entonces han querido que esta edición, sus esfuerzos han ido encaminados a preparar un espectáculo de la máxima categoría y que sea lo suficientemente atractivo para que acudan los aficionados.

Hubo grandes recortes de los aficionados que saltaron al ruedo.Hubo grandes recortes de los aficionados que saltaron al ruedo. - Foto: DominguínEl toro elegido de la ganadería de Antonio Bañuelos y de nombre ‘Valedor’, causó gran expectación cuando fue anunciado. Al toro le acompañaron varias vacas que se soltaron después para los aficionados.

Pero centrándonos en el día grande de Pantoja, hay que mencionar la confianza del alcalde Julián Torrejón y su equipo en la Asociación para que éxito estuviese asegurado. Además, estos últimos días el Gobierno Regional, suprimió las restricciones de aforos para los festejos taurinos, pudiendo acceder a la plaza el cien por cien de su capacidad.

A media tarde una marea de gente iba llegando al coso, aficionados de la localidad y de la comarca, muchísima gente joven en los tendidos que los abarrotaron hasta llenarlos. Por otra parte ‘Barri’ el camionero, bajó con la pluma de su camión el cajón que portaba a ‘Valedor’. Un trabajo minucioso desde que el cajón de baja al suelo con el astado. Tensión en el ambiente y coordinación de un equipo, que está engrasado para que todo salga a la perfección.

Utilizando un caballo de enganche, se sacó el cajón al ruedo ayudado por miembros de la asociación, hasta depositarlo justo enfrente de los toriles. Ritual de llevar la divisa a los encargados de ponerla por dos chicos, uno de la asociación local, y otro de la Peña Taurina ‘El Burladero’ de Numancia de la Sagra. Delante del cajón dos valientes jóvenes esperan la salida del ‘Valedor’, que lo hace tras dos tracas sonoras y los acordes del himno nacional.

El toro salió con brío y poder, centrado en el reclamo de los dos encargados de recibirlos, tras lo cual arremetió sin compasión contra todos aquellos que osaban a llamarlo. Se vieron al principio bonitos recortes y ajustados embroques fueron muy aplaudidos por los asistentes. Se pidió por la megafonía orden para que se fuese al toro de uno en uno, y así no molestar al toro y que durase. El animal fue con agilidad a las llamadas y metía la cabeza abajo.

Luego llegó el momento del toreo, donde el director de lidia Antonio Campanero lo intentó de capote en dos ocasiones, y el novillero David Campos, muleta en mano le trazo al astado varias tandas de gusto y encajado.

El burel a partir de ese momento se paró y ya se ralentizó sus embestidas, no dejando más posibilidades que encerrarlo en los corrales de la plaza. A continuación, saltaron a la arena sendas vacas con el hierro de Joselito, a las que se animaron más valientes, y se volvieron a ver momentos muy hermosos de riesgo y emoción. Como colofón del festejo una becerra para los más jóvenes que se movió mucho por la plaza y que dio juego para que los incipientes aficionados a la tauromaquia vayan rodándose en las plazas de toros.

Al final, éxito de festejo que se ha consolidado para quedarse, y que sobre todo ha roto con limitaciones de aforos, llenado la plaza de toros de Pantoja hasta la bandera de público.