Toledo cuenta seis meses más con el plan de cláusulas suelo

M.G
-

El CGPJ acuerda medio año más de funcionamiento del juzgado de refuerzo para agilizar la sobrecarga de asuntos. Toledo entra en la prórroga junto a otros 19 órganos judiciales saturados

Palacio de Justicia de Toledo. - Foto: David Pérez

Las cláusulas abusivas siguen llenando los juzgados aunque el ritmo se haya ralentizado en los últimos meses. La materia sigue dando quebraderos de cabeza en Toledo por la gran cantidad de asuntos que ingresan y ahora, sobre todo, por la saturación que está provocando la paralización de la actividad derivada de la pandemia del coronavirus, que ha obligado a suspender 700 juicios desde mediados de marzo. Sin embargo, se acaba de aprobar una prórroga más de seis meses para una veintena de juzgados en España y Toledo está entre ellos.
El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) mantuvo una reunión la semana pasada para abordar la situación y decidió alargar medio año más el plan de especialización en aquellos órganos judiciales donde el plan acaba el 30 de junio. Por tanto, el juzgado mixto número 1 y de lo Mercantil de Toledo continuará con ese órgano de refuerzo hasta finales de año para agilizar y dar salida a una buena cantidad de asuntos relacionados con las cláusulas suelo, el vencimiento anticipado, los intereses moratorios, los gastos de formalización de hipoteca o hipotecas multidivisa.
La comisión permanente del CGPJ ya acordó en diciembre de 2019 una prórroga semestral y Toledo fue uno de los órganos incluidos dada la saturación en esta materia. El juez decano, José Ramón Bernácer, ha hecho referencia a la situación en alguna ocasión en los  últimos meses y alertó en abril de la complicada situación que ha generado la paralización judicial, salvo casos urgentes, en la que se ha visto sumida la administración de Justicia, porque se han suspendido varios juicios diarios durante más de dos meses y medio.
El plan de especialización de cláusulas suelo cuenta en líneas generales con 102 jueces de refuerzo para los juzgados afectados divididos en jueces comisionados con o sin relevación de funciones, jueces de adscripción territorial y jueces sustitutos adscritos en funciones de refuerzo.
Aún es pronto para evaluar la sobrecarga adicional de esta materia desde mediados de marzo, pero la situación es preocupante y la necesidad de mantener los refuerzos resulta imprescindible. Y aún disponiendo de un juzgado de refuerzo, los asuntos relacionados con las cláusulas suelo pueden continuar saturando la actividad, ya que también hay que contar con el hecho de que Toledo no entró en el plan de especialización en 2017, sino un año más tarde, coincidiendo ya con la prórroga del plan de especialización en más de 50 juzgados, un ejercicio que contó con el ingreso de 4.567 asuntos y arrastra todavía bastantes debido a la ingente entrada desde entonces que no llega a poner el contador a cero a pesar de la celeridad y del buen ritmo de trabajo diario.
Bernácer aseguró recientemente que los refuerzos serán fundamentales, pero considera que no es el momento adecuado para pedir, ya que la actividad judicial se está retomando poco a poco sujeta a unas estrictas medidas de seguridad para evitar riesgos y contagios y está en juego también la puesta en marcha del juzgado mixto número 8 de Toledo, que estaba previsto para el 31 de mayo, pero aún no se han terminado las obras de adaptación en el edificio del Palacio de Justicia ni ha entrado en vigor por parón judicial.
estadística del CGPJ. La comisión de la semana pasada también dio cuenta del movimiento de asuntos en estos veinte juzgados especializados temporalmente el año pasado en comparación con el actual para evaluar la sobrecarga, la problemática y el ritmo de entrada y resolución.
El ingreso de asuntos en Toledo se ha reducido notablemente en este primer trimestre del año, en concreto en un 57,5% respecto a los tres primeros meses de 2019. Además, la rebaja ha sido más significativa que en Albacete y Cuenca, las otras dos ciudades de la región que también han obtenido la prórroga, que cuentan con una rebaja del 48,1 y el 43,6% respectivamente. La misma tendencia se ha registrado en relación a los procedimientos resueltos, ya que se han rebajado en un 25,3% respecto al  año pasado.
La estadística incluye también información relativa a las sentencias dictadas en estos órganos judiciales. En este caso, la evolución registrada en Toledo fue del 103,5% durante el primer trimestre de 2019 en comparación con el mismo periodo de 2018. Si bien, también se advierte una bajada del 28,8% en la cantidad de sentencias emitidas en enero, febrero y marzo en relación con los tres primeros meses de 2019. En este  último porcentaje hay que tener en cuenta que la actividad judicial se paralizó a mediados de marzo, con lo que la cifra es inexacta porque esos quince días no aportan cifras.