Los hoteles siguen cerrados y sin perspectiva de apertura

I.G.Villota
-

Ven fundamental el avance de fase de Madrid por su irradiación de visitantes a Toledo y creen que rescatar de los ERTE a parte de la plantilla antes de julio es inasumible para las empresas

Los hoteles siguen cerrados y sin perspectiva de apertura - Foto: Yolanda Lancha

Descuelgan el teléfono con cierta alegría. Un tono amable, propio de un establecimiento destinado al turismo, que lleva semanas sin recibir una llamada cuya temática no sea la cancelación de una reserva. Esta fue la tónica de las llamadas realizadas por este diario a diferentes hoteles de la ciudad para preguntar por el estado actual de sus negocios y las perspectivas de futuro. El denominador común es que todos están cerrados por el momento y no tienen perspectivas de apertura inmediata. La ausencia de clientes es el argumento que se repite en todos los casos.
EL Hotel Beatriz, uno de los decanos de la ciudad, ubicado extramuros, atienden llamadas telefónicas pero no han abierto. Para ellos está siendo especialmente dura la cancelación de celebraciones como comuniones y bodas.
En el Hotel Eurostars del paseo del San Eugenio, también extramuros, comentan que tienen un volumen de clientela importante vinculada a los congresos y las ferias, algo totalmente paralizado también.
Los hoteles siguen cerrados y sin perspectiva de aperturaLos hoteles siguen cerrados y sin perspectiva de apertura - Foto: David PérezEl Eugenia de Montijo, uno de los hoteles de mayor lujo de la ciudad, en pleno corazón del Casco histórico, tienen el teléfono fuera de obertura cuando este diario se pone en contacto con ellos.
Aurora, la directora del hotel San Juan de los Reyes, también en el Casco, podría poner voz a la problemática de los hoteles toledanos y de buena parte del país. «Tenemos cero clientes», explica.
Es la única persona que sigue trabajando en el establecimiento en estos momentos, el resto de trabajadores están en un ERTE toda vez que el sector estará paralizado «prácticamente en su totalidad» hasta que se abra el movimiento entre provincias. «Nadie va a venir de Consuegra a pasar una noche en Toledo», explica, «y yo no puedo sacar trabajadores del ERTE si no hay el mínimo ingreso», añade.
Ve fundamental el avance de fase de la Comunidad de Madrid por su irradiación de visitantes a Toledo y a otros destinos del centro del país. «Cuando Madrid se mueve, España se mueve, son más de cinco millones de personas. La gente tiene ganas de moverse pero está atada de pies y manos», sentencia.
Cree que rescatar de los ERTE a parte de la plantilla antes de julio no sale rentable a las empresas toda vez que no quedan vigentes reservas previas a agosto. «En lo que queda de mayo no tengo ni una reserva, en junio tres días, que se acabarán cancelando, y en julio están empezando a cancelar todas las bodas. Por ahora agosto se mantiene», revela.
Explica que Toledo da por perdida su temporada alta, que arranca a mediados de marzo y llega a mediados de junio. El sofocante calor impide que el verano funcione bien. «Resistimos por las bodas que animaban los fines de semana», indica.
En Toledo el turismo extranjero representa el 45 por ciento del total, un turismo que dan por perdido hasta finales de año desde este establecimiento de la capital.
Respecto al interior, tiene confianza en que la incertidumbre respecto al uso de las playas y de las zonas comunes de hoteles como la piscina haga que los turistas opten por destinos de interior y más próximos a su lugar de residencia.
Pero la clave, recalca esta empresaria, es que el Gobierno «ofrezca certezas, información clara y no genere más incertidumbre. Nos dan información a cuentagotas y un día nos dicen otra cosa y al tato la contraria», «Queremos y necesitamos instrucciones claras, así es imposible», concluye.