Entre vacas y pastores para apoyar la ganadería

EFE
-

Don Felipe y Doña Letizia acuden al Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega, en Cantabria, donde valoran la labor del sector pecuario y su trabajo durante la pandemia

Los Monarcas recorrieron todos los puestos de ‘la Cuadrona’, ferial que inauguraron sus antecesores en el Trono en 1975. / Casa real - Foto: Casa de S.M. el Rey

Rodeados de vacas de distintas razas, ganaderos y tratantes, los Reyes visitaron ayer el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega durante su viaje a Cantabria para transmitir su reconocimiento al sector pecuario por su tarea durante la pandemia.
En su primera parada en la región, que se completó en Santoña para apoyar a la pesca, Don Felipe y Doña Letizia recorrieron uno de los mercados de ganado más importantes de España. El ferial torrelaveguense, uno de los pulmones económicos de la comarca, reabrió a comienzos de junio después de dos meses y medio de cierre por el estado de alarma, en los que la Cuadrona quedó desierta de reses.
El parón se ha traducido en una pérdida de ingresos de 5,5 millones de euros, que se añade a los problemas estructurales que arrastra la ganadería por el bajo precio al que se pagan sus productos.
Acompañados por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campolos Monarcas, protegidos con mascarillas, arrancaron su recorrido por la zona de ordeño, donde un vaquero les hizo una demostración.
Entre un coro de mugidos, la pareja real avanzó por los callejones, donde se fueron deteniendo cada pocos metros para charlar con los ganaderos y pastores que, con curiosidad, aguardaban su llegada en corros apoyados en sus varas y cayados. Fueron también testigos de la compraventa de una res con el tradicional apretón de manos de los tratantes, ahora en entredicho por las precauciones que impone la COVID-19.
Un mercader ataviado con la típica bata entregó una libreta al Rey para explicarle cómo se cierran los tratos con el vendedor. Con los apuntes del director del ferial, Isaac Bolado, don Felipe y doña Letizia pudieron contemplar las distintas razas bovinas de carne y leche que se comercian en el ferial.
Entre ellas, frisonas, pasiegas, tudancas, asturianas, limousines, charolesas o pardas de leche, más atentas a sus comederos de forraje que al paso de la comitiva.
Como gesto de agradecimiento, les regalaron un cencerro adornado con una cinta rojigualda que Don Felipe exhibió con orgullo ante los medios gráficos.
La visita de Don Felipe y Doña Letizia, que coincide con el 125 aniversario de la ciudad de Torrelavega, ha traído a la memoria la que protagonizaron los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía en 1975 para inaugurar el ferial. El estreno de la inmensa nave representó el paso a la modernidad de un mercado con 220 años de historia, puesto que las primeras ferias se remontan a finales del siglo XVIII.
 Poco después, los Reyes recibieron una calurosa bienvenida en su visita el puerto de Santoña, donde mostraron cercanía tanto con el público, con el que conversaron, como con los representantes de los pescadores y las rederas, a quienes se acercaron para tocar el material con el que trabajan y para conocer su importante labor en la reparación de las redes de los pescadores.