La primera de los toledanos de Peñajara

Dominguín
-

El resultado no fue el esperado, por las dificultades puestas por algunos de los astados y por la poca entrega de dos de los espadas que estuvieron ausentes y sin compromiso en esta tarde de toros

Salida a hombros de Cerro. - Foto: J.L Cárdenas


Este fin de semana los toros toledanos de Peñajara, viajaron hasta El Tiemblo, donde comenzaban la temporada con su primera corrida de toros. Hasta allí el ganadero talaverano Antonio Rubio, embarcó un encierro de diferentes hechuras y pelajes, para un cartel que a última hora sufrió la baja de Manuel Escribano, herido en Madrid el pasado San Isidro.
El resultado no fue el esperado, por las dificultades puestas por algunos de los astados y por la poca entrega de dos de los espadas que estuvieron ausentes y sin compromiso en esta tarde de toros. López Chaves que sustituía a Escribano, escucho Ovación de su primero y fue silenciada la labor en el cuarto. Por su parte Rubén Pinar poco o casi nada pudo hacer ante las pocas posibilidades del segundo del festejo, mientras le corto una escasa oreja al mejor astado de la tarde el lidiado en quinto lugar. El toro “Arcano”, herrado con el número 25 de capa sarda fue premiado con una vuelta al ruedo, lo que alimenta aún más el trabajo duro del ganadero Antonio Rubio de sacar adelante una ganadería con un encaste único y minoritario.
El triunfador a la postre del festejo fue Rafael Cerro, quien cortó tres orejas a base de entrega, pundonor y garra, enterrando los aceros de manera efectiva, consiguiendo que los asistentes le solicitasen al palco presidencial los trofeos otorgados. Al final abandonó el coso en volandas como triunfador del festejo.