Junta ve con «preocupación» el pacto entre PSOE y EH-Bildu

Lola Morán Fdez.
-

El consejero de Fomento trasladó que desde el Gobierno regional están «perplejos» por ello, aunque dijo que Page se ha prestado a «ser parte de la solución y no del problema»

Junta ve con «preocupación» el pacto entre PSOE y EH-Bildu - Foto: David Esteban

El consejero de Fomento, Nacho Hernando, ha traslado que desde el Gobierno regional están «perplejos» y «preocupados» tras conocer el acuerdo alcanzado entre el PSOE nacional y EH-Bildu para derogar la reforma laboral del 2012 del PP a cambio de la abstención de estos últimos para sacar adelante una nueva prórroga del estado de alarma. Así respondió a preguntas de los periodistas este jueves sobre este pacto alcanzado el pasado miércoles, jornada que, para Hernando, «es de esos días en que nos gustaría inventar una máquina del tiempo y cambiar determinadas cuestiones».
En este sentido, el consejero de Fomento quiso en primer lugar denunciar el «ataque tan brutal» que sufrió en su domicilio la secretaria general del PSOE vasco, Idoia Mendia, para trasladarle además todo el apoyo del Gobierno regional, como el propio presidente la ha dado ya en privado, según confirmó.
El consejero manifestó que desde el Gobierno regional están «perplejos» y «preocupados» por considerar que «para defender los consensos hace falta saber con qué compañeros de viaje se cuenta».
Para el Ejecutivo regional, dijo, esos compañeros «han sido y siguen siendo los sindicatos y los empresarios», a los que recordó que se ha sumado en un reciente pacto el partido Ciudadanos en Castilla-La Mancha y siguen «abiertos a que se sume el PP».
Al respecto, indicó que «es importante cuando uno tiene dificultades y problemas, el que pueda mirar a un lado o a otro de la mesa de negociación y ver una mirada cómplice y no una que genera perplejidad o preocupación».
Sin embargo, el consejero remarcó que García-Page se ha prestado para «ser parte de la solución y no parte del problema», recalcando que lo que España necesita son «consensos que eviten agrandar desigualdades entre las personas que vivimos en regiones distintas» del país, algo aún más necesario «ante la gravedad de la situación», que precisa «unidad».
«No podemos bajo ningún concepto ir a un modelo de una España enfrentada contra la otra», dijo, sino que hay que «intentar unir esfuerzos, juntar planteamientos y generar entendimientos». «En ese espíritu y en esa tarea el presidente de Castilla-La Mancha va a seguir empeñado, porque así lo creemos que es nuestra vocación de servicio a la ciudadanía», concluyó.