Vecinos no entiende los cambios de opinión sobre el Valle

J. Monroy / Toledo
-
Fachada del hospital del Valle. - Foto: Víctor Ballesteros

La asociación vecinal 'La voz del barrio' rechaza la contaminación o el ruido como razones para mover el hospital a Palomarejos, cuando aún no se ha retirado el amianto del Polígono, ni se le ha dotado de accesos

Cuando parecía que había consenso en torno al traslado del hospital del Valle a las instalaciones del Virgen de la Salud, cada día que pasa crece en desconcierto en Palomarejos con cada declaración institucional. Porque, por ejemplo, si el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, hasta el momento no se había pronunciado (y eso que La Voz del Barrio le ha pedido una reunión en varias ocasiones), ahora los miembros de la Asociación de Vecinos leen con estupefacción en días consecutivos declaraciones suyas contradictorias, que apuntan que el Valle y el hospital Provincial bajarán también al Polígono, y que al menos el primero se quedará en su lugar. Pero de una u otra forma, al desconcierto se une la desazón de ver cada vez más lejos una solución en forma de nuevo hospital al hueco económico y laboral que va a dejar el Virgen de la Salud.
La presidente vecinal, Ana Escolante, no sabe muy bien lo que ha podido ocurrir en unos días, desde que parecía que todos los grupos políticos estaban de acuerdo en bajar el Valle (solo Milagros Tolón habló de otras propuestas, aunque no se mostró en contra), hasta el punto en que la Junta niegue rotundamente el traslado. «¿Ahora qué es lo que pasan? ¿A quién quieren engañar o qué perdiz están mareando? Porque a mí me parece que ya entre todos nos están tomando el pelo», apunta la portavoz vecinal.
Los problemas en el Polígono. No sabe la Asociación de Vecinos si el motivo puede estar en las presiones de la Asamblea por la Sanidad, que entre otros motivos negó el traslado por la contaminación y el ruido que podrían padecer los pacientes en Palomarejos. De ser así, no llega a entender que ahora se quieran trasladar todos los hospitales al Polígono, un barrio, apunta, en el que todavía no se ha resuelto el importantísimo problema del amianto, y al que todavía no se le han dotado de los accesos necesarios para un hospital de esta magnitud.
No se sabe cuándo se van a hacer los accesos al hospital y «no sé si es que van a poner una puerta de urgencias en la autovía, porque, desde luego, sin hacer los accesos, el que venga en ambulancia muriéndose no llega». Es algo que puede ocurrir, apunta, a algún vecino de Palomarejos al que tengan que desplazar de urgencias al nuevo hospital. Porque si a día de hoy ya hay atascos, no se quiere imaginar lo que ocurrirá cuando esté el hospital, si no se dan soluciones antes.