Rufo y Aarón destacan en la novillada de talaveranos

Dominguín
-

Seis orejas se repartieron entre los tres novilleros, que lidiaron un serio encierro de Antonio López Gibaja. La tarde de ayer dejó claro que hay savia nueva en el toreo en Talavera y su comarca

Rufo y Aarón destacan en la novillada de talaveranos

La fórmula de novillada talaverana ha dado resultados, ha sido un éxito y la gente ha respondido y ha acudido a La Caprichosa. Se había programado el segundo festejo de la Feria de San Isidro a modo de reivindicación de los toreros de la tierra, una novillada donde los tres exponentes del escalafón menor se veían las caras ante el juicio de su entendida afición. Se había vivido  con expectación y es la misma que derrochaban los tendidos, donde estuvieron en todo momento apoyando de manera cercana y cariñosa a los tres jóvenes.
Abrió cartel Abraham Reina al que se le ve poco toreado pese a lo cual quiso hacer las cosas bien. El novillero que tiene gusto y plasticidad no se topó con el mejor lote para la lidia pero quizás le faltó ambición de querer aportar más en este festejo. Fue premiado con una oreja del cuarto de la tarde que fue el culmen a su participación voluntariosa en la novillada de San Isidro.
El segundo espada era Tomás Rufo, novillero de Pepino que se puede considerar de la propia Ciudad de la Cerámica, al que acompañaron cantidad de seguidores de la comarca de la sierra talaverana. Rufo, que el año pasado debutó en esta misma plaza con los del Castoreño, no tuvo la misma fortuna y se le vio que el escaso bagaje hace mella al estar delante de los astados. No obstante, le puso emoción y voluntad más en el quinto de la tarde que en el segundo, donde le correspondió un astado de López Gibaja de excelente condición que a la postre fue premiado con una vuelta al ruedo. Ahí Tomás sí que conectó con los tendidos con tandas de derechazos naturales muy ovacionados por el respetable. No es que acertase en el primer encuentro con los aceros, pero la emoción y entrega con el astado que hizo quinto le valió, tras enterrar el estoque, ser agraciado con las dos orejas por el palco presidencial, lo cual le permitía salir en volandas por la puerta grande en La Caprichosa.
El tercero del cartel fue Aarón Rodríguez, novillero de La Pueblanueva que hacía su debut con caballos en la tarde de ayer. No se le vio nervioso pese a la responsabilidad del momento teniendo una actuación destacada en sus dos oponentes. En el que hizo tercero, al cual desorejó, toreó de manera relajada y aplomada en tandas por ambos pitones que dejaron su sello particular en las retinas de los asistentes. Estocada hasta la empuñadura del debutante que hizo rodar al astado sin puntilla, lo cual determinó de manera unánime la concesión del doble trofeo.
Al que cerró plaza también lo toreó con temple y estética pero no hubo la conexión del primero de su lote. Aarón es un torero de sello particular y especial el cual dejó su impronta en La Caprichosa, que le dio el pistoletazo de salida para una nueva etapa profesional de mayor calado, con animales de tres años con mas trapío y seriedad. Una oreja fue el resultado que obtuvo con el astado que cerró el festejo, que sumaron tres en su haber particular, siendo el triunfador numérico de la tarde del domingo.
Finalizado el festejo, Tomás Rufo y Aarón Rodríguez salieron entre una multitud que los aclamaba a hombros por la puerta grande hacia los Jardines del Prado viendo colmado así el planteamiento de triunfar en su plaza y en su tierra por San Isidro.