La alcaldesa de Seseña, obligada a reorganizar su gobierno

La tribuna
-
La alcaldesa de Seseña, obligada a reorganizar su gobierno

Aún no le había nombrado cuando Ciudadanos se ha puesto a un lado. El pleno en el que se iban a aprobar las delegaciones se suspendió horas antes por la salida de Cs. Ha tenido que volver a redactar los decretos de nombramiento

redacción / toledo
Solo dieciséis días después de que la socialista Silvia Fernández tomara el bastón de mando de la Alcaldía de Seseña con los únicos votos de sus seis concejales se está enfrentando a la primera adversidad en la gestión municipal. El variado arco de representación política que  preside el Consistorio seseñero en esta legislatura, con seis grupos políticos representados, ha empezado a dificultar la constitución de un gobierno que, a priori, parecía decidido en un acuerdo con Ciudadanos, la tercer fuerza política más votada. Sin embargo,  los tres concejales que obtuvo IU-Podemos, no muy lejos en votos de Cs, van a tener su parte de responsabilidad en el equipo de Gobierno y este hecho ha provocado la ruptura de ‘relaciones’ entre Cs y PSOE, una desavenencia que ha motivado que el pleno convocado para la tarde del martes quedara desconvocado pocas horas antes ya que los decretos de Alcaldía nombrando las delegaciones han de ser reformados puesto que algunas concejalías se habían atribuido a Cs.
De este modo, los tres representantes de IU-Podemos se harán cargo de las concejalías de Servicios Sociales y Sanidad, que llevará la portavoz María Socorro González, y las de Cultura y Festejos así como Nuevas Tecnologías y Personal. Afirma la portavoz de la formación de izquierdas que han sido propuestas desde el propio PSOE que ellos han aceptado y, sobre todo,«porque lo que hemos hecho es iniciar un camino de trabajo en base a los programas».
María Socorro González señalaba que «nuestro objetivo nunca ha sido el sillón», de hecho en la constitución del Ayuntamiento se votaron a sí mismos, aunque «sí hemos dicho al PSOE siempre que les apoyaríamos ya que ambos programas podían llevarse a cabo». Es más, aclara la portavoz de IU-Podemos  que la decisión de entrar en el gobierno se aprobó en una asamblea urgente convocada para tal fin.
El PSOE ha estado llevando a cabo negociaciones a dos bandas con IU-Podemos y Cs, un extremo que ambas formaciones conocían aunque sin saber los detalles de estas. Finalmente, y cuando se convocó el pleno en el que se repartían las concejalías, Cs renegó del acuerdo adoptado por la entrada de IU-Podemos en el Gobierno mientras que los representantes de la formación de izquierdas, que reconocen que no les «ha pillado por sorpresa» que Ciudadanos tuviera concejalías, han seguido adelante porque «ya estamos viendo que podemos desarrollar un programa unificado y comprobamos que incluso ya se está trabajando en iniciativas en beneficio de los vecinos y vecinas que llevamos en nuestro programa como la ‘parada rogada’ de los autobuses búho para las próximas fiestas».
Y mientras desde la Alcaldía que preside Silvia Fernández han optado por el mutismo respecto a estas negociaciones y la situación en la que se encuentra  su gobierno, desde su partido sí han salido al paso de las críticas del PP  que ha acusado a los socialistas de «jugar a los dados con el futuro de Seseña». El PP lamenta en un comunicado en facebook que se haya «vivido un lamentable espectáculo de cambio de sillones», en un escenario que «responde más a los caprichos y ambiciones personales que a un proyecto sólido y consolidado que es lo que Seseña necesita».
Al respecto, el PSOE de Seseña  ha desacreditado a los ‘populares’ recordándoles que gobernaron «una legislatura entera gracias a concejales tránsfugas», de Ciudadanos por cierto, por lo que les advierten que no están «legitimados para dar lecciones al Partido Socialista sobre la formación del gobierno municipal de la localidad».
Afirma el PSOE que lamenta la decisión de Ciudadanos «porque en todo momento para nosotros los proyectos comunes para mejorar el presente y el futuro de nuestro pueblo están por encima de cualquier cosa, incluidas las siglas». Y subrayan desde el PSOE que «en este cometido jamás ha habido cambio de sillones, ni peleas por sueldos».