Cerrado un 'chino' del Casco por vender alcohol a un menor

I.G.Villota
-

El establecimiento dispensó dos botellas de alcohol de alta graduación a un chico de 14 años. Se enfrenta al cierre cautelar de seis meses y 3.100 euros de multa

Cerrado un ‘chino’ del Casco por vender alcohol a un menor

El Ayuntamiento de Toledo ha decretado el cierre cautelar de un ‘chino’, ubicado en la calle Venancio González del Casco histórico, por la venta de alcohol a un menor de edad. La decisión la adoptó la Junta de Gobierno Local en la sesión celebrada el pasado 22 de mayo después de estudiar el acta emitido por la Policía Local el 2 de marzo.
Según consta en el acuerdo de la Junta de Gobierno, el establecimiento, que tiene licencia como comercio de alimentación, dispensó dos botellas de alcohol de alta graduación a un chico de 14 años, en concreto una botella de ron y otra de ginebra.
Se enfrenta al cierre cautelar de seis meses y a una multa de 3.100 euros. El local ya está cerrado, según confirma la concejala de Obras  y Servicios Públicos Medioambientales, Noelia de la Cruz.
La Policía Local levantó acta el pasado marzo al encontrar al menor en la puerta del establecimiento con las botellas de alcohol envueltas en una bolsa negra. En ese momento procedió a identificar al joven y redactar el acta, un documento en el que el titular de la tienda manifiesta que «siempre pide el DNI».
La Junta de Gobierno inició el procedimiento sancionador el pasado 13 de marzo para determinar la responsabilidad administrativa, algo que finalmente se adoptó el pasado 22 de mayo.
Reconocer los hechos. El responsable del establecimiento reconoció los hechos, según el acuerdo de la Junta de Gobierno, manifestando que la venta de alcohol se realizó en un descuido de su esposo debido a la acumulación de clientes en ese momento.
También se comprometió a no  vender bebidas alcohólicas en los  próximos seis meses (salvo cerveza y vino) y manifestó que era la primera vez que ocurría esto.
Solicitó el levantamiento de la medida cautelar del cierre del establecimiento y la imposición de una sanción en grado mínimo, esto es, de 601,02 euros.
Atendiendo a que era la primera vez que el propietario incumple la normativa, fija la sanción de 3.100 euros (que podría haber llegado hasta 6.000) y el cierre cautelar de seis meses (que podría haber llegado a dos años).