scorecardresearch

La residencia de Yepes registró menos fallecimientos en 2020

J.M.
-

El asilo 'San Benito Abad' sumó 24 decesos el año pasado por los 37 habidos en 2019. «Es significativo», comenta la concejala de Bienestar Social de Yepes

La residencia de Yepes registró menos fallecimientos en 2020 - Foto: David Pérez

La concejala de Bienestar Social y Sanidad del Ayuntamiento de Yepes, Nieves del Cerro, se quedó probablemente sorprendida cuando repasó los datos de fallecimientos de la residencia municipal de ancianos ‘San Benito Abad’. Con la amenaza de la Covid-19 por todos los asilos, el centro mencionado registró 24 muertes en todo 2020, 13 menos que el año anterior, en el que hubo 37 decesos. «Me parece significativo», afirma también con cierta cautela la edil y enfermera, teniendo en cuenta además que los internos tuvieron serología positiva por coronavirus. En los años anteriores, eso sí, hubo cifras inferiores de fallecimientos: 21 en 2017 y 19 en 2018.

La residencia ‘San Benito Abad’ protagoniza, junto con la de Huerta de Valdecarábanos, el estudio divulgado en enero por la publicación estadounidense, ‘Pulmonary Pharmacology&Therapeutics’ y firmado por los doctores Ignacio Morán, Judith Alvarenga y Karina Villar. Se trató de parte de la población que recibió la fórmula de antihistamínico como profilaxis para los asintomáticos y un tratamiento de azitromicina y antihistamínico para los sintomáticos.

El estudio publicado detalla que 25 de los 84 ancianos de las dos residencias tuvieron síntomas de Covid-19 y fueron aislados en habitaciones individuales e iniciaron entre marzo y abril de 2020 el tratamiento con antihistamínicos y azitromicina. Los 59 restantes fueron tratados de manera profiláctica solo con los antihistamínicos. «Todos nuestros pacientes evolucionaron satisfactoriamente y se recuperaron a principios de junio. No se registraron efectos adversos en ningún paciente y nadie requirió ingreso hospitalario», dice el trabajo, que supone una pequeña parte de los pacientes tratados durante este año. Así, los médicos ampliarán los resultados con más pacientes del área sanitaria de Yepes en un próximo artículo.

El estudio de los médicos de Yepes compara los datos de fallecimientos registrados en las dos residencias de ancianos mencionadas y en un grupo de seis de Albacete durante el pico de la pandemia a partir de marzo de 2020. Hubo un 28 por ciento de muertos entre los residentes manchegos entre el 6 de marzo y el 5 de abril y solo un 6 por ciento en Yepes del 1 de marzo al 30 de junio, teniendo en cuenta además que los seis murieron (dos de ellos sin síntomas de Covid-19 y sin pruebas diagnósticas) antes del establecimiento del tratamiento con antihistamínicos y azitromicina.

La concejala de Bienestar Social y Sanidad del Ayuntamiento de Yepes incide en la «significativa» diferencia de mortalidad habida entre los dos últimos años en la residencia de ancianos. No obstante, señala que «no es extrapolable al cien por cien» porque la residencia de Yepes no admitió ingresos durante cinco meses en 2020 como parte de las medidas preventivas contra la enfermedad Covid-19.

El número de positivos confirmados en la población general ha llamado también la atención de la concejala de Yepes. «Se ha mantenido bajo. Cuando hemos repuntado, no hemos estado muy alto», señala Del Cerro sobre los datos oficiales registrados en esta localidad de más de 5.000 empadronados perteneciente a la comarca de la Mesa de Ocaña.

La Zona Básica de Salud de Yepes da cobertura a una población aproximada de 10.000 habitantes y asistencia a las dos residencias de ancianos mencionadas.

 

Antihistamínico y azitromicina: un tratamiento que cuesta unos 10 euros

El tratamiento de azitromicina y antihistamínico, en el que se basa el tratamiento de Yepes, tiene un coste de unos 10 euros. «Según los mecanismos de acción descritos, estos fármacos actuarían de forma sinérgica en las primeras etapas de la enfermedad, por lo que consideramos imprescindible iniciar el tratamiento lo antes posible», señalan los doctores en el estudio.

Entre las conclusiones del estudio  ‘Antihistamínicos y azitromicina como tratamiento para la Covid-19 en la atención primaria de salud: un estudio observacional retrospectivo en pacientes ancianos’, mencionan que el protocolo de tratamiento es seguro y económico y podría tener un impacto crucial en las tasas de morbilidad y mortalidad de los pacientes con Covid-19 y aliviar la carga de estos pacientes en los pacientes. Asimismo, señalan que el tratamiento debe iniciarse en el nivel de Atención Primaria, lo antes posibles cuando aparezcan los primeros síntomas.