El Valle, 95 años atrás, visto desde el colegio Maristas

Justo Monroy
-

Es un Valle casi sin árboles, sin carreteras y sin todas las edificaciones que ahora están rodeando la ermita. La fotografía se tomó desde un entonces nuevo edificio, el del colegio Maristas, demolido 50 años después

El Valle, 95 años atrás, visto desde el colegio Maristas

Cosas que cambian y cosas que no, desde que la casa catalana Thomas hiciera esta fotografía, sobre 1925, del Seminario y el Valle. Para empezar, ha cambiado el emplazamiento desde el que fue tomada la instantánea, el antiguo colegio de los Hermanos Maristas. Igual sigue el Seminario. Lo que también ha cambiado es el Valle y las inmediaciones de la ermita. No es solo por las carreteras, el Quiosco Base o el restaurante junto al templo. También han llegado en los últimos tiempos la entrada accesible a Nuestra Señora del Valle. Llama mucho la atención la ausencia de árboles en prácticamente toda la fotografía, parece que en eso la ciudad sí ha avanzado.
El antiguo Colegio de Maristas se levantó en 1915, según indica Julio Porres Martín-Cleto, sobre el solar del palacio de los condes de Cifuentes, «con una buena intención en cuanto a los exteriores, pero con un pobre resultado de falso mudejarismo». Por lo tanto, estas postales se tomarían apenas una década después de la puesta en marcha de la academia. Al final el inmueble se demolió entre 1975 y 1976, para la construcción de un bloque de viviendas, según el diseño de Fernando de Chueca Goitia.
Las postales de la editorial catalana Thomas son el mejor testimonio del inmueble y de los estudios que allí se cursaron. Al igual que Thomas hizo con el colegio de Nuestra Señora de los Remedios (Doncellas Nobles), publicó en torno a 1925 al menos una serie de postales (en el Archivo Municipal se guardan hasta la número 20) sobre Maristas. Lo que no queda claro, es si fue en un librillo o dos.
En este caso, se trata de fotografías sobre la «Academia de los Hermanos Maristas», que recogen imágenes del edificio, las dependencias educativas y momentos de la formación de los estudiantes. Así, hay postales de la fachada, el patio y las galerías del inmueble. Se reproducen la capilla, la sala de profesores, gabinetes de química y radiotelegrafía, clases y comedores. Pero lo que realmente llama la atención son las imágenes del aprendizaje. Thomas muestra varios momentos de las clases de gimnasia, así como del adoctrinamiento militar. Finalmente, hay unas curiosas vistas del Casco desde lo alto de este inmueble. El reverso de las postales está dividido, recoge el símbolo habitual de Thomas (un águila) y la numeración propia de las postales del catalán, en este caso, los números comprendidos entre 9.734 y 9.753.
Thomas moría en 1910, por lo que estas postales en realidad las editaron sus hijos. Josep Thomas i Bigas nació en Barcelona en 1853. En 1880 fundó la Fototipia Thomas, que siguió funcionando hasta los años sesenta como negocio familiar. La empresa publicó postales con fotografías realizadas por encargo, así como libros y revistas.