Lucía Santiago levanta el Ayuntamiento a ritmo de blues

Jaime Galán
-
Lucía Santiago levanta el Ayuntamiento a ritmo de blues - Foto: Alberto Santos

La joven cantante local enamoró al público con su gran voz, desconocida para muchos, en su primer concierto de este calibre

Si alguna leyenda de Toledo habla de que el Corpus Christi es mágico, sin duda alguna, es por noches como la que regaló a los toledanos Lucía Santiago. Una joven artista de 19 años se estrenaba en un escenario frente a la hermosa Catedral de su ciudad rodeada de más de un centenar de personas, y lo que podrían ser nervios y errores propios de la primera vez se convirtieron en una gran comunión entre público y artista fruto de la impecable voz que la joven mostró. Lucia Santiago borró todos los posibles nervios del debut con un recital de canciones al estilo jazz, blues o soul. Cuando la pregunta más sonada al inicio del concierto entre los allí presentes era conocer el nombre de la protagonista por su desconocimiento, esto se transformó en grandes aplausos denotando que la actuación fue muy positiva para el oído de los toledanos asistentes.
Lucía Santiago mostró su sonrisa y timidez entre canción y canción en su particular interactuación con el público, pero se desquitó totalmente de cualquier índice de vergüenza cuando sus cuerdas vocales acariciaban el micrófono. Esta generosa actuación provocó que en varias ocasiones el público de la Plaza del Ayuntamiento se levantara emocionado para aplaudir lo que esta chica estaba demostrando, un talento incontrolable. De esta manera, sorprende mucho más su talento al conocer que Lucía Santiago apenas tenía experiencia en el mundo musical. Ella misma reconoce que sus únicos conciertos habían sido en pubs u otros lugares pequeños y cerrados. Para ella fue «un placer cantar  en una de las plazas más bonitas de mi ciudad, y estoy muy ilusionada por ello». De hecho, lo más difícil para la cantante fueron los momentos y días previos al concierto pues los nervios le jugaron malas pasadas. La joven artista manifestó en declaraciones a La Tribuna que «el día anterior llegué a mi casa llorando después del ensayo, tenía la garganta irritada», cosa que cambió solo con subirse al escenario donde ella destacó que «cuando me subo ahí arriba la cosa cambia, empiezo a disfrutar, se me olvidan los nervios y se nota que estoy pasándomelo bien».
Asimismo, Lucía Santiago comentó que ella no ha dado clases de canto aún y que comenzará a hacerlo el curso que viene en Madrid donde iniciará su carrera profesional en la música. Durante la actuación, en la que estuvo acompañada por su equipo instrumental, una guitarra, un bajo, un piano y una batería, plasmaron importantes obras musicales de todo tipo, desde las más antiguas a otras más conocidas para el público moderno. Precisamente, algunos de los casos en los que los asistentes mostraron su gusto por la música de Lucía fueron con canciones de una voz mayúscula como Adele o con ‘Freedom’, tema que formó parte de la banda sonora de la película ‘Django’. Además de cantar canciones de otros autores, Lucía Santiago se animó a cantar por primera vez un tema compuesto por ella misma, ‘Where is love?’. La artista hizo hincapié en que esta canción nació de un desencuentro amoroso con la que fue su pareja y que le sirvió para inspirarse. «Cuando yo estaba mal sentimentalmente me refugié en la música. Es una forma de reflejar tus sentimientos y de salir adelante», afirmó.
Lucía Santiago enamoró al público de Toledo, y este enamoró a ella. La comunión vivida en la plaza del Ayuntamiento seguro que va a hacer que esta joven artista tenga más seguidores toledanos allá donde vaya, lo cual cumple uno de sus objetivos, pues ella destacó que uno de ellos es «interiorizar el blues y el jazz entre la gente joven, ya que las nuevas generaciones están muy desconectadas de esta música».