'la Caixa' y Banco de Alimentos impulsan una gran recogida

LT
-

'Ningún niño sin bigote' recoge en Toledo 15.131 litros de leche, lo que supone la mayos aportación láctea al Banco de Alimentos de la ciudad

‘la Caixa’ y el Banco de Alimentos impulsan una gran recogid

La quinta edición de la ‘Gran recogida de leche, Ningún niño sin bigote’ se pone en marcha con el creciente reto de abastecer a familias en riesgo de exclusión social. En Toledo, los bancos de alimentos atienden a 11.241 personas, y de forma especial a niños que tienen dificultades para acceder regularmente al consumo de alimentos básicos para una dieta equilibrada, como la leche.
Uno de cada tres menores (28,3%) se encuentra en riesgo de pobreza en España, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social que indica el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social (Arope, por sus siglas en inglés). En total, son 2,2 millones de niños, de los cuales más de 225.000 menores se benefician de la tarea de los Bancos de Alimentos para cubrir sus necesidades nutricionales. En total, atienden a 1,2 millones de personas en toda España.
Los Bancos de Alimentos necesitan duplicar las provisiones de leche para abastecer a todas las personas que acuden cada día. En 2018, distribuyeron 32,5 millones de litros de productos lácteos (incluye leche, yogures y natillas, pero no quesos) lo que, sin embargo, se considera una cifra insuficiente ante la persistente pobreza alimenticia. Deberían conseguir el doble para lograr el objetivo mínimo recomendado por los expertos de un litro por persona y por semana. Los bancos de alimentos se marcan como objetivo mínimo garantizar 3 litros de leche al mes por persona.
En Toledo, se recogieron 15.131 litros con la acción solidaria ‘Ningún niño sin bigote’, lo que supone la mayor aportación del año de lácteos al Banco de Alimentos. En total, la campaña alcanzó el récord histórico de 1,5 millones de litros de leche en toda España. Gracias a esta cantidad, más de 30.000 familias, lo que equivale a 120.000 personas en riesgo de exclusión social, que pudieron acceder a este alimento durante tres meses.  
La leche es una fuente destacable de proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales que contribuye decisivamente al crecimiento y desarrollo de los niños. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) apunta que, de media, un vaso diario de doscientos mililitros de leche de vaca proporciona a un menor de cinco años el 21% de sus necesidades de proteínas y el 8% de calorías y nutrientes.
El presidente de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, Isidro Fainé, ha señalado que «asegurar una nutrición completa para todos los niños y niñas es la base para romper el círculo de la pobreza desde la primera infancia. Solo con una dieta equilibrada, los menores podrán prestar toda su atención en la escuela y desarrollarse plenamente, física, social y emocionalmente, algo fundamental para conseguir una igualdad de oportunidades».
Al ser la leche un producto perecedero, la acción solidaria  se centrará este año en las donaciones económicas que se transformarán íntegramente en la compra progresiva de productos lácteos. Las donaciones se pueden hacer a través de las oficinas de CaixaBank desde el 27 de mayo y hasta el 14 de junio. A partir de esta fecha, se podrán seguir haciendo donaciones a través de canales electrónicos como CaixaBankNow, CaixaMóvil o el envío de SMS con la palabra «LECHE» al 28024. También se podrán realizar aportaciones en www.granrecogidadeleche.es.
Toda la red de cerca de 5.000 oficinas de CaixaBank se suma de forma activa a hacer captación de fondos para la acción solidaria. Además, se llevará a cabo una recogida activa de leche en alrededor de 300 oficinas de CaixaBank y 61 centros de personas mayores de la Obra Social ‘la Caixa’, cada uno de ellos ‘emparejado’ con una entidad social muy próxima geográficamente, donde la leche se podrá entregar de inmediato asegurando que se mantenga en buen estado.
Los voluntarios de ‘la Caixa’ también prestarán su ayuda para conseguir que más personas se sumen a la causa solidaria de ‘Ningún niño sin bigote’. A través de puntos de recogida en supermercados, actividades deportivas y al aire libre, los voluntarios contribuyen a la recogida física de leche en coordinación con los bancos de alimentos provinciales correspondientes.