El mercado turístico chino quiere más promoción de Toledo

M.G.
-

Dos alumnos chinos de la Universidad Complutense de Madrid lanzan un estudio sobre el comportamiento del mercado en la ciudad, «el mejor destino cultural de la Península Ibérica»

El mercado turístico chino quiere más promoción de Toledo - Foto: David Pérez

Una media de dos a cuatro horas en Toledo, una visita rápida de un par de monumentos y unos minutos para la compra o degustación de productos. Poco más a pesar del potencial patrimonial de la ciudad y de sus enormes posibilidades como destino cultural. El turismo chino en la ciudad ofrece una radiografía pobre, como se desprende de un reciente informe sobre las costumbres y preferencias de estos turistas, elaborado por Xiang Ma y Hao Zhang, alumnos del Máster en Planificación y Gestión de Destinos Turistícos de la Universidad Complutense de Madrid, con el objetivo de mejorar la comercialización de la ‘pulsera turística de Toledo’, un producto  que impulsó el Arzobispado de Toledo hace nueve años para facilitar la visita de siete «emblemáticos monumentos» en la ciudad.
El sector turístico se está volcando en el mercado chino debido a su mejoría económica y al aumento de la clase media, que está impulsando los viajes a Europa. España se posiciona como uno de los destinos preferidos, animado, en buena parte, por el aumento de vuelos directos entre China y España. En este contexto, Toledo se perfila «como el mejor destino de turismo cultural de la Península Ibérica y posee reputación a niviel internacional», señala este informe dirigido por el ecónomo del Arzobispado, Anastasio Gómez Hidalgo, tanto por su valía patrimonial y oferta turística como por su situación geográfica al encontrarse a 70 kilómetros de la capital española
Asimismo, las estadísticas arrojan cada vez un mayor flujo de turistas chinos y asiáticos a Toledo a pesar de que se detectan carencias  en la promoción en su mercado, que a su vez frena la información sobre el potencial de la ciudad y limita su presencia como un destino  «único y atractivo», como lo suelen calificar los visitantes chinos que recorren las calles del Casco en distintas épocas del año, aunque mayo y octubre son los meses de mayor afluencia de familias, parejas y  turistas que viajan por su cuenta o  en viajes organizados por importantes touroperadoras.
La encuesta. Los autores del informe han realizado un sondeo para conocer mejor los gustos de los turistas chinos y estudiar la manera de impulsar la pulsera turística, un abono de 10 euros que da acceso a las iglesias de los Jesuitas, Santo Tomé, El Salvador, San Juan de los Reyes, el Real Colegio de Doncellas, la mezquita del Cristo de la Luz y la sinagoga de Santa María La Blanca. Este producto innovador está calando en el sector como apuntan los últimos datos, ya que  el año pasado se vendieron más de 8.000 pulseras, 2.660 más que el año anterior, pero también exige un análisis exhaustivo para conocer las forta