El Valle del Cabriel prepara su sello de calidad

JL
-

La nueva junta directiva, integrada por entidades, grupos sociales y empresarios de este área conquense que se encargará de desarrollar el plan de gestión,se reunirá en breve

El Valle del Cabriel prepara su sello de calidad - Foto: Reyes MartÁ­nez


El Valle del Cabriel ya posee el título, desde el pasado 19 de junio, de Reserva de la Biosfera. El órgano de Gobierno del Programa Persona y Biosfera (MaB) de las Naciones Unidas decidió otorgar esta distinción internacional cuya solicitud se efectuó entre los años 2003 y 2007. Después de mucho trabajo y esfuerzo por parte de los ayuntamientos del valle de este río que nace en la provincia de Teruel y desemboca en Cofrentes (Valencia), tras recorrer cerca de 220 kilómetros por estas provincias y por Albacete y Cuenca, la declaración supone un compromiso para la conservación, la diversidad biológica, el aprovechamiento tradicional de los recursos y costumbres autóctonas de cada comarca. El propósito, además de conservar y proteger la biodiversidad junto a las zonas próximas a la zona natural, es el desarrollo humano y económico de estas zonas, la investigación, y la educación e intercambio  de información de la reservas que forman parte de la red mundial.
La asociación Valle del Cabriel, que aúna a 52 municipios –33 del oeste de la provincia– cuenta con 42.922 hectáreas distribuidas en cinco municipios de Teruel, 37 de la provincia conquense, seis de Albacete y cuatro de Valencia.
En todos los municipios que integran la Reserva de la Biosfera se han hecho actuaciones para que la población conociese el plan. Eso sí, finalmente 52 ayuntamientos de las cuatro provincias aprobaron integrarse en el proyecto, excepto uno, Salvacañete, que declinó la propuesta.
Ahora bien, la intención es que el grupo de municipios cuente con una marca registrada que distinga a los servicios de la Reserva de la Biosfera. Esta marca o sello englobaría tanto los productos agroalimentarios y  turísticos, como los empresariales.
Así lo indica el concejal del Ayuntamiento de la Pesquera, uno de los municipios integrados en el mismo, Roberto Sahuquillo, quien explica que la firma de calidad «lleva implícito un reglamento integrado. A nivel estatal, existe un Real Decreto que lleva asociada la marca de Reserva de la Biosfera».
Por ello es necesario efectuar una normativa que especifique que se trata de «productos de la zona, sostenibles, que cumplan ciertos cánones de protección de la naturaleza y que no dañen el medio».
Eso sí, recalca que no sólo se aplicarán en productos agroalimentarios, sino que también se podrán adaptar a otros servicios, como los turísticos. «Todo lo que se produzca en la zona, si cumple la reglamentación, llevará ese sello si lo solicita», dice el concejal.
Y es que la distinción, afirma, «ha sido una alegría para todos los que vivimos aquí. Nos encanta lo que tenemos y nos parece maravilloso que se reconozca, no sólo a nivel nacional sino internacional».
plan de gestión. No obstante, los municipios asociados no han dejado de trabajar tras la obtención del título. Todo lo contrario. Ya existe un grupo de trabajo que realizará una reunión en breve para formar una junta directiva que sea la encargada de desarrollar el plan de gestión asociado al plan de acción que ya se presentó a la Unesco.
Este plan de gestión detallará todas esas actividades, contará con distintos órganos, y determinará y detallará todos lo planes. «Hay que ser minuciosos, no podemos esperar mucho porque en 10 años nos hacen una reevaluación de la reserva de la biosfera», apunta el concejal pesquereño.
Asimismo, Sahuquillo reconoce que la distinción no sólo supone «aplicar un plus a lo que ya teníamos.  A nivel internacional ya nos han dado un reconocimiento a nuestros productos y», ahora, «en Europa y en el mundo se sabe la calidad que tiene esta zona natural. Ese plus sirve para fomentar lo que tenemos y después vendrán una serie de actuaciones, con fondos y ayudas para desarrollarlos».
Además de los municipios del Valle del Cabriel, la junta directiva estará integrada por entidades, grupos sociales, empresarios, puesto que «se trata de desarrollar todo en conjunto», dice Sahuquillo, que asegura que «todos son bienvenidos. Se tiene que ver qué socios integran el conjunto de lo que sería la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel como órgano gestor y proceder en determinadas asambleas a desarrollarlo».
Otro de los efectos que preocupan más a los municipios que integran la nueva Reserva de la Biosfera es el de la despoblación. Es por ello que el título «contará con actuaciones tangibles y programas que estén asociados a una realidad para frenar el problema», prosigue  el también especialista en regulación política de Reserva de la Biosfera, que indica que no basta decir que esto es muy bonito y que la naturaleza está muy bien. Vamos a seguir desarrollando nuestra actividad en la zona, respetando el medio natural. Queremos crecer y que haya más población», indica.



Las más vistas