Un triunfo para preparar los focos

J. M. Loeches
-

El CD Toledo derrota por la mínima al Mora CF en un partido marcado por el homenaje a Butra, las pruebas de Calleja y la lesión de Pascu (2-1)

Un triunfo para preparar las focos - Foto: Yolanda Redondo

Quizás saber el resultado sea lo que más le preocupe a los aficionados del CD Toledo y del Mora CF (2-1), que desde ya mismo están pensando en sus historias particulares. Como se preveía, el último derbi de la temporada sirvió para pasar la tarde, reivindicarse (los que proceda) y despedir la categoría en un escenario superior, en el caso del Mora. Este cocido se aderezó con la lesión de Pascu y el homenaje a Butra, así que toca poner el foco en los ‘play off’ de ascenso. Sin más.
Después de los aplausos al Juvenil recién ascendido a División de Honor, el derbi arrancó con un CD Toledo enchufado y un Mora con tres centrales ante la falta de efectivos en defensa. Por eso, casi sin darse uno cuenta, en el primer córner, Álvaro Antón regresó a su papel como asistente y le puso el balón en la cabeza a Manu Gavilán para que el sevillano hiciera el 1-0 en el minuto 2.
Pero lo prometido es deuda y si Manu Calleja dice que saldrían a competir, de nuevo estuvo cerca su equipo de anotar el segundo en una internada de Esparza por la banda derecha que esta vez que Manu Gavilán envió demasiado alto.

Un triunfo para preparar las focos
Un triunfo para preparar las focos - Foto: Yolanda Redondo
En el minuto 7, el Mora CF se quitó las legañas y probó fortuna con un lanzamiento lejano de Quique Aragón. Bastante más peligro tuvo la réplica de los verdes en un centro de Esparza que Álvaro Antón remató de cabeza un poco desviado. Para ser un partido sin trascendencia, lo cierto es que tuvo bastante ritmo y en el minuto 11 le tocó al cuadro olivarero probar a Nico. Le filtraron un pase entre los centrales a Quique Aragón y el ‘8’ se sacó un disparo al que respondió bien abajo el portero del Juvenil. Aplausos para el chaval.
Sin un control excesivo de la situación, cada vez que aceleraba el CD Toledo, daba sensación de que podía llegar el segundo. Iván Bueno era el responsable de mover el puño para aumentar la velocidad y en el minuto 20 le dio un pase perfecto a Manu Gavilán que le dejó solo frente a Toni. La vaselina se marchó fuera a unos 5 centímetros de su poste izquierdo.
Y así se mantuvo el conjunto capitalino, sin despreciar las salidas rápidas, que es su fuerte. Iván Bueno tuvo otra y luego Obed, a pase del madrileño, no acertó con una volea mal dirigida. Desde antes de la media hora, el conjunto de Alberto Parras tenía ya la posesión de la pelota y los de casa estaban cómodos con la opción de robar y salir. Pero al colista del Grupo XVIII le faltaron ideas para atacar a una defensa inédita hasta la fecha. Con la excepción de un disparo fallido a la media vuelta de Manu Gavilán, el equipo que rondó más la portería contraria fue el visitante. De hecho, en el minuto 39, Álvaro ganó la espalda a Pascu y probó fortuna. Su disparo se fue a córner porque Obed se metió por medio.
Un triunfo para preparar las focos
Un triunfo para preparar las focos - Foto: Yolanda Redondo
La segunda parte arrancó con sólo un cambio apreciable: Acuña como central para probarlo con Pascu. Pero Calleja aguantó unos minutos al primer jugador de refresco mientras el Mora conseguía algún acercamiento más, pero con cierta timidez a la hora de la finalización.
En una falta lateral fue el Toledo el que tuvo la suya y Acuña, con un cabezazo muy elevado, se lamentó de la ocasión perdida. A la defensa le faltó esa tensión mostrada por el talaverano y, tras una pérdida, Nico tuvo que interponerse de nuevo a Alfredo Ramos, que tuvo una opción muy clara para marcar.
Al final, la primera permuta de los locales fue Mario Fernández para ensayar con otra dupla en el eje de la defensa, ahora Pascu y el jugador del filial, ambos zurdos. El partido se estaba haciendo ya largo, sobre todo para el conjunto capitalino, que acabó recibiendo el empate en una falta lateral sacada por Héctor Maqueda que peinó levemente Manu Gavilán para despistar lo justo a su guardameta.
No habían pasado ni tres minutos cuando Álvaro Antón abrió de nuevo su catálogo de pases desde la esquina  para el cabezado de William, que acabó sin remedio en la portería. Adri adentro y Mario Serrano afuera fue el siguiente movimiento de Calleja con veinte minutos por delante. Al final Calleja reservó a Rubén y dio minutos a Burgui por Iván Bueno. Y sufrió bastante cuando Pascu se tiró al suelo con gestos de dolor. Otro central que tuvo que salir sin poder apoyar el pie. Pero la afición aparcó sus miedos para regalar un aplauso monumental a Butra, sustituido por su entrenador con lágrimas en los ojos y en un paso entre sus compañeros y los jugadores del CDToledo.
Los últimos diez minutos los jugó el cuadro verde con uno menos  ya sin apenas motivación. Los de Alberto Parras tuvieron la pelota y la movieron buscando un empate con el que enjugar el rostro que le ha desfigurado el fútbol esta temporada. Pero era alargar más una tarde liguera que quedará para la historia porque no hay más remedio.