Manu Calleja quiere seguir en el CD Toledo

J. M. Loeches
-

Tras reconocer que no fueron inferiores al Sestao, el cántabro cree que se han sentado las bases de lo que debe ser el curso que viene

Manu Calleja quiere seguir en el CD Toledo - Foto: Yolanda Redondo

Manu Calleja lo tiene claro: «No hemos sido inferiores al Sestao River». El técnico del CD Toledo tiene clarísimo que llegaron «demasiado justos y debilitados en defensa ante un nequipo de nivel, calidad y sobre todo intensidad». Por eso, cree que «once contra once, el partido hubiera sido otro».
Y es que, precisamente sobre esa jugada que le costó la segunda amarilla a Acuña, que venía de una falta dura de Gago sobre Iván Bueno, el cántabro reconoce que el talaverano «comete un error por exceso de ganas y se mete en un circo del que salimos claramente perjudicados». Desde su punto de vista, «nadie lo vio, ni el árbitro ni el asistente, sólo el banquillo, que es el que aprieta». Según cuenta Calleja, «lo que le dice es que es tarjeta, pero para el jugador de ellos».
Razona que «tiene que ser muy claro para que saque a alguien del campo porque estamos hablando de una eliminatoria» y, después de reconoce que es «muy difícil» pitar, sí que reprocha a sus futbolistas que no pusieran en práctica lo preparado en los entrenamientos: «Sabíamos que el partido podía salir bronco y dijimos que no nos podía sacar nada, y menos una falta a nuestro favor».
Aún así, entiende que estuvieron «cerca de hacer una hombrada» porque «tuvimos las mismas ocasiones o más», así que fue cuestión «de acierto» que la eliminatoria se quedara en Las Llanas. Como añade, «acabamos metiendo al Sestao en su área y en el cómputo global del partido, no fuimos inferiores al rival, sólo en detalles puntuales».
Uno de ellos, para el técnico, fue la defensa de los balones diagonales, en los que el CD Toledo sufrió en exceso. Pero Manu Calleja insiste en que sus jugadores «terminaron como jabatos, con diez y un cojo, frente a un equipo con estructura y plantilla de equipo ascensor».
Por lo demás, el entrenador de los toledanos no escondió su deseo de continuar en el conjunto verde «porque este año hemos sentado las bases de algo importante de cara al año que viene». Desde su prisma, «cogimos un equipo muerto en vida y lo dejamos en ‘play off’ y con siete puntos de diferencia con el quinto».
Todo ello ha sido posible «gracias al esfuerzo de los jugadores porque nosotros sólo marcamos unas pautas y ellos han ido». Continúa diciendo el cántabro que «hay futbolistas a los que le duele la camiseta» y, por este motivo, es partidario de «dar continuidad a esa idea; Toledo merece algo más y esta eliminatoria es la base».