La oposición se une contra el reparto de liberaciones

Leticia G. Colao
-
La oposición se une contra el reparto de liberaciones - Foto: Manu_Reino

PP, Cs y Vox critican el «despotismo» y la «falta de negociación» en base a la mayoría absoluta del Ejecutivo de García Élez, que defiende el «significativo» ahorro para la ciudad. Bellón tacha de "decepción" el voto contrario de la oposición.

Los tres grupos de la oposición han votado hoy en contra del reparto de liberaciones en la Corporación propuesto por la alcaldesa, Tita García Élez, y del nuevo régimen de personal eventual, cargos que se reducen sobre la anterior legislatura y que pasan de 13 concejales con sueldo municipal a un total de 11, y de 9 a 6 de personal eventual. Son medidas, justificó la portavoz del equipo de Gobierno, Flora Bellón, que supondrán un ahorro aproximado de 150.000 euros al año o 600.000 en el conjunto de la legislatura, lo que redundará positivamente en las arcas municipales y en la ciudad. Así, no dudó en manifestar la «decepción» del nuevo Ejecutivo local en el primer Pleno de legislatura, de carácter extraordinario.
El Pleno del Ayuntamiento de Talavera, con una casi total renovación de los concejales, aprobó ayer la organización de los grupos políticos, la designación de portavoces y viceportavoces de cada uno de ellos y la composición e integración de las comisiones informativas, además del régimen de sesiones ordinarias del Pleno para lo que resta de año.
El desencuentro no ha tardado en llegar a la sesión plenaria entre el equipo de Gobierno y los tres grupos de la oposición. Partido Popular, Ciudadanos y Vox han lamentado que el ahorro en las arcas municipales con el menor número de liberaciones «venga solo por parte de la oposición», que se reparte dos de ellas (una exclusiva para el PP y dos medias para C,s y Vox), mientras que las nueve restantes son para el equipo de Gobierno, con ocho liberaciones completas y dos parciales.
La portavoz del mismo, Flora Bellón, argumentó que se trata de una decisión «responsable y muy meditada» de García Élez, siempre en beneficio del Ayuntamiento y acorde al número de ediles de cada grupo. Así, ha incidido en que el Ejecutivo cuenta con 14 concejales por 11 repartidos en los tres grupos sin competencias de Gobierno.
En cuanto al personal eventual, insistió en que pasan de los nueve anteriores a seis, siendo uno de ellos un administrativo para facilitar el trabajo a PP, Cs y Vox.
«Los 25 concejales debemos ser los primeros en dar ejemplo» y recordó que en 2011 el PSOE contó con un único liberado pese a tener 10 concejales.
Bellón recordó igualmente que el Consistorio «no está para solucionar las urgencias políticas de ningún partido sino aquello que es bueno para Talavera» y se preguntó qué tiene que ver el aspecto económico con el desarrollo de una buena oposición en el Consistorio.
La portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Susana Hernández, fue la más dura a la hora de criticar al Gobierno local, al que ha acusado de «despotismo» por su mayoría absoluta. Del mismo modo, recordó a la alcaldesa que en su toma de posesión habló de «mano tendida» y de «poner el contador a cero» para trabajar juntos por la ciudad, aunque custionó que sólo fueran «titulares de prensa». Tras esto, aseguró que desde su grupo «nos dejaremos la piel para trabajar por todos», argumentario que compartió después el resto de la oposición.
En la misma línea de «disconformidad» se manifestó el portavoz del grupo de Vox, David Moreno, quien aunque a favor de reducir el gasto político, pidió mayor «proporcionalidad» en el conjunto de la Corporación.
Santiago Serrano, portavoz del Grupo Municipal Popular, lamentó que el nuevo Ejecutivo «ni siquiera haya hecho el intento de negociar». «No estamos aquí para hablar de cuestiones internas, sino para empezar a trabajar cuanto antes en solucionar los problemas de los talaveranos; sin embargo, creemos que es mal comienzo que Agustina García y su Gobierno empiecen a quedarse solos en las votaciones», dijo.