«En el Casco las ventas han bajado un 70% por el turismo»

M. G.
-

«Ahora mismo hay que llamar al toledano y a la población de la provincia para que visiten Toledo»«No queremos que se nos llenen los bolsillos de dinero, pero necesitamos tener facilidades para trabajar»

«En el Casco las ventas han bajado un 70% por el turismo» - Foto: David Pérez

El  sector hostelero está pasando por una situación muy complicada desde hace meses y la situación sanitaria no mejora. ¿Cómo se encara el otoño?
La situación del sector es deplorable y dramática porque tenemos muchas restricciones, sobre todo, en pueblos, como en la zona de Yuncos, Seseña, Illescas, Sonseca, La Sagra, contando con que Talavera ha pasado a fase 2. Hay pueblos que lo están pasando muy mal porque no pueden dar servicio en el interior de los locales, solamente pueden utilizar las terrazas, y ahora que hace más frío en las terrazas no se está tan cómodo como en verano. Y esta situación va a ser otro handicap malo para el sector.  
Respecto a los datos epidemiológicos, tenemos una buena relación con la Junta y hemos tenido una reunión con el consejero de Sanidad, el director de Salud Pública,  la consejera de Economía y la directora general de Turismo esta semana y nos han dicho que esto no va a mejor, depende de las zonas, y algunos pueblos  han pasado a la fase 2  por la situación.
¿En Toledo capital, el Casco Histórico es el que lo está pasando peor?
En el Casco Antiguo se está pasando muy mal porque dependen mucho del turismo y ahora mismo ha podido bajar un 70% el volumen de clientes y eso conlleva una situación mala porque falta gente y todavía no hay mucho abierto. Poco a poco, el Casco está cogiendo vida, pero una vida muy local. Ahora mismo hay que llamar al toledano y al resto  de población de la provincia para dar a entender que es una buena época para conocer la ciudad y para que visiten el Casco.
Las terrazas están salvando el verano en el sector, ¿se podrían buscar fórmulas para adaptarlas, que sigan abiertas en invierno y cumplan las medidas sanitarias?
Hemos tenido una reunión con el Ayuntamiento y estamos barajando la posibilidad de que las terrazas se climaticen para invierno y se puedan colocar cortavientos para resguardarlas, sobre todo, las que no tienen cerramiento lateral. Hemos pedido que estudie bien la norma y que de manera excepcional se puedan poner paramentos y conseguir terrazas más acogedoras.
¿Y ahí Sanidad que puede decir?
Seguiremos con la limitación de aforo en las terrazas y con las mismas medidas de seguridad e higiénico-sanitarias que se han impuesto, incluidas la utilización del gel hidroalcóholico, el uso de la mascarilla siempre que no se esté comiendo y bebiendo. Por eso, se puede convivir con una terraza climatizada cerrada al 50% para cortar el aire.
Se acaban de prorrogar los ERTE hasta el 31 de enero, respaldado. Son buenas noticias para los hosteleros porque finalmente se ha incluido al sector.
Que se hayan aprobado los ERTE y hayamos entrado en la negociación a última hora, porque en principio estábamos fuera, es positivo. Además, lo veíamos totalmente necesario porque los ERTE para todos nosotros son cuestión de vida muerte. O se saca a una empresa adelante o se queda atrás en la estacada porque  no podemos aguantar con limitaciones al 50%, ya que  no podemos tener la plantilla al 100% activa en nuestros negocios. Tenemos que estudiar cómo seguir en ellos.
Hay establecimientos que han rescatado a toda su plantilla, pero si se produce un rebrote y hay que volver al cierre tenemos que tener la posibilidad, por fuerza mayor, de la exoneración de las cuotas  o de parte de ellas de la Seguridad Social.
Los hosteleros llevan tiempo pidiendo un plan de rescate, una moratoria para los préstamos ICO, la bajada temporal del IVA y ayudas directas. Ahora que el sector se ha manifestado y está manteniendo reuniones con las administraciones, ¿se observa mayor disposición o la misma?
Los políticos a nivel local y regional saben lo que estamos pasando. Hemos pedido la ampliación de dos años de la moratoria de los ICO simplemente porque nadie sabía  que íbamos para tanto tiempo y se pensaba la pandemia se iba a controlar en menos tiempo. No ha sido así y hay gente que dentro de cinco o seis meses va a tener que empezar a devolver los préstamos y no sabe cómo vamos a estar. No queremos que  nos regalen nada, pero sí una moratoria para que cuando una empresa empiece a devolverlos esté en una clara recuperación.
La reducción del IVA la pedimos de forma temporal porque nos vendría muy bien esa  bajada del 10 al 4%. Ahora generamos un volumen de negocio más reducido y se hace cuesta arriba pagar ese IVA.
En lo que más incidimos es que hay que incentivar el consumo en nuestros locales, por ejemplo, con bonos familiares como se está haciendo en otros países. ¡Esto no lo hemos inventado nosotros! En Italia se está realizando con bonos familiares, de ayuda y vacacionales. Sería una solución para que se ayude a la gente a trabajar. En ningún momento queremos que se nos llenen los bolsillos de dinero, queremos tener facilidades para trabajar y poder generar esos ingresos nosotros mismos.
El Ayuntamiento tiene listo el proyecto de ordenanzas fiscales para el próximo año, pero no ha incluido bonificaciones fiscales que ayuden al sector a pesar de que la asociación le ha pedido ayuda, rebajas en la tasa de basura, devolución de recibos del periodo del estado de alarma… ¿Sigue el sector pidiéndolo?
Sí. Seguimos. Ahora se cumple el segundo plazo del pago de la terraza y  no se nos ha cobrado la ampliación de la terraza, ya que en lugar de hacerlo por metros se está computando por mesas. No es una ayuda como tal pero sí sale más económico. También hemos solicitado que un plan de pagos y facilidades para aquellos locales que tienen dificultades para pagar ese segundo plazo de las terrazas.
Los hosteleros se quejan de que se les ha puesto en la diana de la pandemia. ¿Se está metiendo miedo a la sociedad con la hostelería?
Bueno no está siendo. Siempre hemos apostado por los locales seguros.  Hemos demostrado que somos responsables y cumplimos con todas las restricciones que se  nos han impuesto, tanto higienico-sanitarias como de distanciamiento. Llevamos tiempo viendo otras iniciativas y podíamos copiarlas de otros países. En Holanda, por ejemplo, el primer ministro ha dicho que es mucho más seguro hacer un evento familiar en un restaurante que en el propio domicilio porque en un local se cumplen las medidas de seguridad y en casa nos relajamos. Sería bueno facilitar que los eventos se hicieran en restaurantes y en bares.
El ocio nocturno ha acudido a la vía judicial. ¿Cómo está el asunto?
Lo tenemos recurrido en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, pero ahora mismo está primando para todos los jueces de la región la salud pública. Es un sector que no podemos dejar de lado porque tiene muchísimos puestos de trabajo y necesita empezar a trabajar lo antes posible con las medidas y restricciones que digan. Y si no es así tendrán que intentar sacar una partida de ayudas al ocio nocturno, que no se venda todo con carácter restrictivo. Con la restricción también debería venir la ayuda.
Según distintos análisis se dice que la hostelería vende un 50% menos, en líneas generales, que antes de la epidemia. ¿Se queda corto el porcentaje?
Según dónde nos veamos. En los puntos turísticos, como en los cascos históricos de Toledo, Cuenca y Sigüenza, los porcentajes son mayores. De todas formas, el 50% ya es un verdadero drama porque la facturación es nuestra línea de vida para sacar los negocios adelante.
La plataforma ‘Juntos por la hostelería’  afirma que si no se ayuda al sector podrían cerrar más de 85.000 negocios a finales de año en España, una cifra muy importante, ¿no?
Es una barbaridad, pero es la realidad del sector. Lo que no se puede hacer es tener un negocio inviable abierto porque te abocas a la ruina económica personal y se produce una bola de deuda importante que puede arrastrar a más gente. Por tanto, tenemos que afilar el lápiz para hacer números y saber que nuestros negocios son viables, tienen futuro y vamos a poder sacar dinero para pagar lo que se consume y lo que se tiene entre manos.
Se habla mucho de bares, restaurantes, discotecas…, pero hay otra cara del sector de la que no se habla, como las marcas, los distribuidores y también lo están pasando mal.
Con nuestra situación los estamos arrastrando. No hay que esconder que ahora en los locales se vende menos carne, menos fruta y menos vino, entre otros productos, y los distribuidores lo están pasando muy mal. También están pasando por una situación que necesitan los ERTE porque no pueden tener a todo el personal cuando los ingresos son menores.  El músculo financiero de las empresas, por muy grande que sea, es finito.
La aplicación ‘Ocio responsable’ tan anunciada no ha terminado de salir adelante. Aun así, ¿se podría adaptar para que funcionara para todo el sector hostelero?
No funciona porque estaba destinada al ocio nocturno. Era una aplicación muy útil para los rastreadores y se les da mucho trabajo hecho Hemos hecho una petición a la Junta para que pueda adaptarse a los restaurantes y los bares. No lo ven con malos ojos y lo estudiarán. Esperemos que esta herramienta sirva para que las restricciones sean más leves.