Baja el caudal y crecen de nuevo las formaciones de algas

Leticia G. Colao
-
Baja el caudal y crecen de nuevo las formaciones de algas

Las mantas de algas verdes han vuelto a concentrarse en el río a su paso por Talavera debido a la escasez de sus aguas, su estancamiento y el incremento lógico de las temperaturas

Se acerca el verano, suben las temperaturas, baja el caudal del río y se incrementan las formaciones de algas en el Tajo a su paso por Talavera.Parece un clásico que se repite en los últimos años lo que no debería ser habitual.
Hace varios días que las aguas del río en diferentes puntos de la ciudad, pero muy especialmente a la altura de la Playa de los Arenales o del puente Reina Sofía, muestran una penosa imagen con mantas de algas que han ‘tomado’ el siempre escaso caudal, que no dejan de ser consecuencias una del otro. «La pescadilla que se muerde la cola», decía un vecino en su paseo habitual por las riberas.
A la escasez de aguas, que estos días se mueve a duras penas con menos de 10 metros cúbicos por segundo, se unen la plaga de mosquitos desde hace aproximadamente un mes y que ahora parece remitir, y las mantas verdes de vegetación con capas de sedimentos, lodos o cieno.
Miguel Ángel Sánchez, presidente de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche de Talavera, explica que esta proliferación de algas se acentúa con el aumento de las temperaturas y son un claro síntoma del estancamiento del río y del problema de calidad de sus aguas. Todo ello, unido, hace que el Tajo se convierta en un auténtico criadero no sólo de insectos, sino también de vegetación y basura  enredada que contribuye a empeorar una imagen ya de por sí lamentable del Tajo en la ciudad.
La solución no sería otra más que mantener un caudal circulante importante en la desembocadura de los ríos Alberche y Tajo para acabar con la proliferación de algas en algunos tramos del curso del río, explica Sánchez, aunque no parece tan fácil cuando llevan años con el mismo problema y nunca se lleva a cabo. La limpieza intensa en determinados puntos con un «cauce totalmente saturado de aguas residuales» también ayudaría.
La intensificación de estas algas ha agravado más aún un caudal completamente estancado y sin ningún tipo de movimiento donde se acumulan restos de plumas, bolsas y demás basura. A esto se suma la cercanía de la zona utilizada los fines de semana para la práctica del ‘botellón’, en La Alameda, muy cerca del embarcadero de los piragüistas del Talavera-Talak, quienes sufren la presencia de restos de botellas, bolsas, vasos y cristales de todo tipo.
Precisamente los restos de esta práctica juvenil que se incrementa con el buen tiempo, acaban reposando finalmente en la maleza a ambas orillas del río Tajo, y así, año tras año, dejando una penosa estampa que puede verse desde los diferentes puentes y a lo largo de todo el paseo de la avenida Real Fábrica de Sedas.
peor con el último trasvase. Lejos de mejorar, y a pesar de  la petición de ampliación del caudal circulante por parte de la Plataforma, el Gobierno central, aún en funciones, sigue aprobando trasvases hacia el Levante. Así ha ocurrido con los 20 hectómetros cúbicos para el mes de junio tras pedirlo la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura y con el visto bueno del Ministerio de Transición Ecológica.