Detenido por la desaparición pasa hoy a disposición judicial

J.M.
-
Detenido por la desaparición pasa hoy a disposición judicial

La Guardia Civil apurará las 72 horas máximas para poner delante del juez al único detenido, de nacionalidad española y vecino de la misma calle Postigón en la que vivía Roberto García

La Guardia Civil apurará las 72 horas previstas y hasta hoy el único detenido, de nacionalidad española, no será puesto ante el juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Illescas encargado de dirigir la investigación de la desaparición de Roberto García en Casarrubios del Monte hace tres meses. Los agentes detuvieron el pasado miércoles a un vecino de la misma calle en que vive este hombre que ha cumplido recientemente 64 años de edad como consecuencia de las pesquisas por el uso de una tarjeta de crédito los días posteriores al 18 de febrero.
De esta manera, el titular del juzgado de Illescas tendrá hoy delante al hombre de mediana edad señalado como sospechoso de la desaparición de Roberto García, un jubilado que había ejercido hasta meses atrás como alguacil de la localidad sagreña. El detenido vive a pocos metros de la casa de dos plantas donde residía el desaparecido, concretamente en la misma calle Postillón.
La Guardia Civil estuvo el jueves unas cuatro horas con el detenido en su vivienda, localizada en un bloque casi enfrente de la casa de Roberto García, quien fue visto por última vez en un bar la noche del 17 de febrero. El uso de la tarjeta bancaria del desaparecido los días 19 y 20 de ese mismo mes en Casarrubios del Monte y en la localidad madrileña de El Álamo ha sido fundamental para dar con el sospechoso, que es de nacionalidad española pero no natural de Casarrubios del Monte.
La desaparición de Roberto García fue denunciada el 21 de febrero, tres días después de que sus allegados lo vieran por última vez. Un familiar se sorprendió de ver su turismo mal estacionado precisamente en el término de El Álamo y empezó la comprobación de su paradero. Sin embargo, nadie atendía a las llamadas ni a los mensajes de ‘whatsapp’. Nadie lo había visto a partir del día 18.
Su hermano Manuel tenía claro desde un principio que la desaparición de Roberto no era voluntaria porque este jubilado sólo se movía para a sus propiedades de El Viso de San Juan y Casarrubios del Monte.
Precisamente, el desaparecido no destacaba por una situación económica boyante, pese a que en el mes de septiembre del año pasado hubiera vendido una casa por unos 30.000 euros.