El Congreso se opone a que Trump venda armas a Arabia Saudí

Agencias
-

La Cámara Baja defiende que la venta de armamento a otros países se realiza sin autoridad gubernamental. El organismo plantea realizar un 'impeachment' contra el presidente por sus comentarios racistas contra congresistas demócratas

El Congreso se opone a que Trump venda armas a Arabia Saudí - Foto: SHAWN THEW

La Cámara Baja de EEUU aprobó hoy bloquear el poder del presidente estadounidense, Donald Trump, para vender armas a Arabia Saudí, España, Reino Unido, Italia e Irlanda del Norte sin la autorización del Congreso, sumándose al voto de junio del Senado, aunque se espera que el mandatario vete la medida.
El voto (238-190), que contó con el apoyo de todos los demócratas y de cuatro republicanos y un legislador independiente, autoriza una iniciativa legal destinada a bloquear la venta de armas a Arabia Saudí decidida por Trump, eludiendo la autoridad y el control del Congreso.
A pesar del apoyo de la Cámara de Representantes y el Senado, es todavía necesaria la firma de Trump para que la legislación entre en vigor, aunque se prevé que utilice su poder presidencial de veto.
En total, la Cámara Baja dio luz verde a tres resoluciones que ya fueron aprobadas en la Cámara Alta que pretenden impedir que Trump venda armas sin autorización del Congreso a Arabia Saudí, España, Reino Unido, Italia, Irlanda del Norte, Emiratos Árabes Unidos y Jordania. Las resoluciones no mencionan explícitamente el motivo de la inclusión de España en el listado, aunque todos los países europeos mencionados venden armas a Arabia Saudí. El importe de la venta de armas desde España a Arabia Saudí entre 2015 y 2017 ascendió a 932,3 millones de euros, según datos del Gobierno español.
La iniciativa legal aprobada hoy fue autorizada por el Senado, de mayoría republicana, por considerar que la declaración de una "emergencia nacional" a la que recurrió Trump para vender armas a esos países fue solo una argucia para eludir el control y la autoridad del Congreso.
El Departamento de Estado anunció la venta de armamento por valor de 8.100 millones de dólares a los tres países árabes mencionados el pasado 24 de mayo, al basar su decisión en una emergencia nacional, con lo que ya no requiere el visto bueno del Congreso.
Debido a la muerte de civiles en Yemen, los legisladores habían aprobado una resolución que pedía suspender el respaldo militar a Arabia Saudí en ese conflicto a menos que fuera para combatir directamente a Al Qaeda, una medida que luego vetó Trump.
Los congresistas también han sido muy críticos con las autoridades saudíes por la presunta implicación de la corona en la muerte del periodista Jamal Khashoggi.
El Gobierno estadounidense ha defendido que la venta de armas a esos países envía "un mensaje" a Irán, con el que EEUU viene aumentando la tensión a raíz de distintos incidentes.

 

Nuevo ataque a las demócratas

Por su parte, Trump ha vuelto a arremeter contra las cuatro congresistas demócratas de ascendencia extranjera durante un mitin en la localidad de Greenville, en Carolina del Norte. A pesar de las críticas recibidas durante los últimos días por haber instado a las diputadas a abandonar el país, el dirigente ha vuelto a tildarlas de "extremistas", según ha informado la cadena de noticias local ABC.
Trump, que las había acusado de "escupir" algunas de las expresiones "más viles, odiosas y asquerosas que haya dicho nunca un político en la Cámara de Representantes o el Senado", ha señalado que las congresistas "están contribuyendo a crear e impulsar una militancia peligrosa de extrema izquierda". El presidente ha vuelto a cargar así contra las cuatro congresistas situadas en la corriente más progresista del Partido Demócrata (Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayana Pressley y Rashiba Tlaib) y que se han mostrado especialmente críticas con la política migratoria del Gobierno. Al nombrarlas durante el mitin, miles de seguidores del magnate neoyorquino han proferido gritos y han coreado al unísono: "¡Envíalas de vuelta!".
Trump ha aprovechado la ocasión para reiterar sus ataques. "Tengo una sugerencia para las extremistas llenas de odio que están constantemente tratando de romper este país", ha manifestado. "Nunca tienen nada bueno que decir, por eso les digo que si no les gusta, que lo dejen ir", ha sostenido.
Como respuesta a los ataques, la Cámara de Representantes planea votar hoy sobre la posibilidad de abrir un juicio político al presidente (impeachment), una medida que se espera que fracase pero que permitirá tomar el pulso a los demócratas en lo relativo a ese tema.