La región intensifica el rastreo de casos para 'desescalar'

C.S.Rubio
-

La Junta remitirá esta semana documentación actualizada al Ministerio sobre la evolución del virus y sigue con la vista puesta en Madrid, cuya proximidad condicionará cualquier decisión

La región intensifica el rastreo de casos para 'desescalar'

A lo largo de esta semana la Junta de Comunidades volverá a pedir al Ministerio de Sanidad que las tres provincias de la región que permanecen aún fase cero  -Albacete, Ciudad Real y Toledo-, puedan pasar a la 1  a partir el próximo 18 de mayo. Fase en la que ya se encuentran Guadalajara y Cuenca desde este lunes por razones eminentemente demográficas, según reitera el Gobierno autonómico.
Las expectativas para avanzar en la desescalada con «garantías» son buenas, según comenta Gobierno regional. «De hecho, el doctor Simón dijo el domingo que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha realizado una enorme labor y que estamos preparando absolutamente todo para que todas las provincias estén preparadas en materia de rastreo», según recuerda la portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández.
 En cuanto al nivel asistencial, el  Ejecutivo autonomico insiste una y otra vez en que las cinco provincias «están preparadas». Algo que «nunca se ha puesto en cuestión», según insiste Fernández.
Cientos de profesionales rastreando al covid. Con todo, La portavoz regional ya avanza que serán «cientos» los profesionales sanitarios los que en los próximos días pasen a reforzar los servicios de Atención Primaria con el objetivo de completar los equipos de rastreo del virus.
Su trabajo consistirá en la realización de encuestas epidemiológicas y pruebas PCR o de suero, en caso de que sea necesario, y en el envío de la información «en tiempo real» al Ministerio Sanidad. Y es que, como reitera la Junta,  «la rapidez es fundamental en este procedimiento».
 El objetivo de estos equipos es claro: detectar inmediatamente los casos, aislar a la persona que pueda presentar síntomas compatibles con el COVID-19 y,  al mismo tiempo, hacer la encuesta epidemiológica y ver qué contactos ha podido tener para ir tomando decisiones en relación a estas personas.
No obstante, este no es un trabajo solo de Castilla-La Mancha. Como advierte Fernández, «es vital que estos equipos funcionen en toda España y que se produzca ese contacto directo con los Servicios de Salud Pública y de Epidemiología para ir tomando decisiones adecuadas porque a lo largo de las diferentes fases de la desescalada existe la posibilidad de que haya repuntes». «Lo que se pretende evitar es que esos repuntes pudieran ser incontrolados».
Pendientes de Madrid. Pero Castilla-La Mancha tiene también la vista puesta en lo que pasa en Madrid, dado que lo que ocurra estos días en la comunidad vecina condicionará en parte la desescalada aquí. Como reitera la portavoz de la Junta, «la movilidad con Madrid y el contacto permanente con esta región ha preocupado mucho al Ministerio y ha hecho que se tome esa decisión más conservadora».
«No digo que si Madrid no pasa el próximo lunes a la fase 1 Toledo no lo haga tampoco», aclara Fernández, pero su evolución «nos interesa directamente». Como explica, la realidad de la región, o de la vecina Castilla y León, está muy condicionada con Madrid. Entre otras cosas porque «decenas de miles» de residentes en la comunidad viajan diariamente a Madrid, con «un efecto pernicioso» para la expansión del virus en estas zonas.
Pase lo que pase con finalmente con Madrid, entre hoy y mañana está previsto que Castilla-La Mancha vaya remitiendo toda la información disponible a Moncloa y  será «el viernes o el sábado» cuando se conozca la decisión final del Ministerio, tal y como confirma la Junta.