Cazalegas acogerá el primer cementerio privado de CLM

Leticia G. Colao
-

Las instalaciones, ubicadas junto a la A-5, contará con 13 hectáreas y será totamente ecológico. Ofrecerá enterramientos tradicionales y de lápidas no visibles, mientras que en la zona de columbarios se podrán enterrar también mascotas

Cazalegas acogerá el primer cementerio privado de CLM

El cementerio de gestión privada más grande de Castilla-La Mancha, con casi 13 hectáreas, y las más estrictas exigencias medio ambientales, se construirá en término municipal de Cazalegas, junto al punto kilométrico 100 de la autovía A-5 y a escasos 15 kilómetros de Talavera. Se trata del proyecto personal del empresario Julio Zamorano, quien bajo el nombre ‘El Jardín del Mañana’ planifica un camposanto con sepulturas tradicionales y otras al estilo americano, sin lápidas visibles y zonas para el recuerdo. Especial importancia tendrá la zona diseñada para la ubicación de columbarios.
El futuro cementerio, que ya cuenta con todos los permisos necesarios, incluida la licencia de obra municipal del Ayuntamiento de Cazalegas, contará con una fachada a la A-5 de más de 280 metros, además de un edificio de nueva planta con más de 1.900 metros cuadrados que dispondrá de tanatorio, cuatro salas de velatorio, crematorio (diseñado con capacidad para duplicar su capacidad inicial si fuera necesario), una sala de culto, la zona administrativa del mismo y cafetería.
La ecología será el principal baluarte de la infraestructura, con energía solar, las más estrictas exigencias medio ambientales y emisión cero de residuos, con una construcción poco invasiva, indicó el arquitecto del proyecto y la gestión urbanística, Carlos Rojo. La intención del promotor es que ‘El Jardín del Mañana’ se perciba como «un lugar de paz, sosiego y meditación, respetuoso con el medio natural y a la vez muy economico».
La imagen que procurará será muy similar a la de los cementerios americanos, muy amplios, «en la imagen y en la capacidad», y muy agradable para los familiares. Así, alrededor del 80% de la superficie total será de lápidas no visibles, con árboles del recuerdo, grandes zonas verdes y paseos peatonales aunque habrá otra zona para los que sigan queriendo la imagen más tradicional de los cementerios españoles, con sepulturas, alrededor de 10.000 en total, y algún que otro panteón, aunque pocos.
En la zona de columbarios, donde pretende llegar a construir 50.000 o 60.000 ante el incremento de las cremaciones, se encuentra una de las grandes novedades del futuro parque-cementerio ubicado en Cazalegas. Según indicó Zamorano, se podrán depositar las cenizas de las mascotas y ofrecer así un servicio «más sentimental ya que muchas personas tienen a sus animales como última compañía y les gustaría ser enterrados cerca». Probablemente, este sea el primer cementerio de España en ofrecer este servicio para los amantes de los animales, que ya se oferta en otros países europeos.
Además, siguiendo el carácter de la infraestructura, solo se permitirán las cenizas del animal, porque «son inocuas y no contaminan», añade. En una zona del camposanto habrá enterramientos mixtos, en columbarios, para descansar junto a la mascota.
Así, las opciones que se barajan en estos momentos son el clásico enterramiento, con 3 sepulturas más un columbario adicional en la cabecera de la sepultura para 4 urnas o, por el contrario, las lápidas no visibles, para tres servicios en propiedad. Otra opción será únicamente columbario, que pueden ser familiares para cuatro servicios. Todos ellas se establecerán por un periodo de 50 años con posibilidad de prórroga.
Según indica Zamorano, se van a dar muchas facilidades a los que opten por este camposanto que, lejos de querer hacer la competencia a los municipios cercanos, pretende convertirse en una nueva opción de enterramiento principalmente para Madrid, con grandes problemas de terreno en los cementerios de la ciudad. El empresario asegura que este servicio «va a ser más demandado por gente de Toledo y sobre todo de Madrid, no le voy a restar nada a Talavera, al contrario».


Acciones. Antes de iniciar la construcción, Zamorano quiere  abrir el proyecto a otros participantes mediante la venta de acciones. Así, les dará salida por 300 euros cada una, ofreciéndose paquetes de 100 acciones que, explica, «darán mucha rentabilidad». Asegura tener incluso pedidos del extranjero para formar parte de un proyecto totalmente novedoso en Castilla-La Mancha.