Iniciativa calcula que lo ideal es que el Casco tenga 5.000 vecinos más

J. Monroy | TOLEDO
-
Iniciativa calcula que lo ideal es que el Casco tenga 5.000 vecinos más - Foto: Víctor Ballesteros

El Ayuntamiento insiste en que la pérdida de habitantes del centro no es un problema. Iniciativa insiste en que Toledo debe debe imitar a otras ciudades con plan contra el despoblamiento

jmonroy@diariolatribuna.com

Iniciativa Ciudadana insiste en la creación de un grupo de trabajo para luchar contra la pérdida de vecinos del Casco, y en la creación de un plan antidespoblamiento, como se están poniendo en marcha en otras ciudades con cascos históricos. El de Toledo está perdiendo habitantes durante los últimos años, pero su situación no es única. Le pasa a muchas otras ciudades en toda Europa. Son barrios con una situación especial, que por lo general pierden habitantes, y que no se pueden comparar con los del resto de las ciudades. Hasta París, explicó Hilario Alarcón, portavoz vecinal, vive este problema. Y allí el Gobierno socialista de París ha puesto en marcha un plan, como el que podría estudiar Toledo, para acabar con el problema. La idea de Iniciativa es trabajar para que el centro histórico de Toledo recupere cinco mil vecinos, con lo que alcanzaría su población idónea.
El concejal de Participación Ciudadana, Antonio Guijarro, llevó a la reunión los datos oficiales del último padrón. A 1 de enero de 2014, el Casco tenía 10.663 personas, 186 habitantes menos que un año antes. Esto supone una pérdida del 1,71 por ciento de sus habitantes durante un año, un porcentaje menor al de otros barrios, como Santa Teresa (un tres por ciento), Palomarejos (pierde un 1,82 por ciento) y Santa Bárbara (también un 1,71). Además, aunque ha descendido el número de vecinos extranjeros, ha aumentado el de españoles (27 más). En consecuencia, la culpa de la pérdida de vecinos del Casco se debe por un lado al retorno de los extranjeros a sus países de origen y al exilio económico de españoles que se marchan a buscar trabajo. En ambas ocasiones, la culpa es de la crisis. Además, advirtió también Guijarro, si hay barrios con un problema de pérdida demográfica serían Santa Teresa, Palomarejos y Santa Bárbara, no el Casco, que desde la puesta en marcha del Consorcio y políticas de vivienda adecuadas ha parado desde hace seis o siete años su sangría de vecinos.
Desde el PP, Rubén Lozano advirtió que el IBIelevado de Toledo y la imposición de tasas, como la de la basura, desaniman a los vecinos de vivir en Toledo. Aunque Guijarro se defendió afirmando que la tasa de basuras es una imposición del ministro Montoro, y que el tipo del IBI en Toledo es el que ha marcado la oposición.
Alarcón además recordó otras cuestiones pendientes aprobadas en la Junta de Distrito, como un plan para estudiar los proyectos de pavimentación, y que se señalicen las velocidades máximas para los vehículos a motor a las entradas del Casco.