"Repugnante ataque» al negocio de una edil de Fuensalida

Redacción
-

La fachada del local de la concejal del PP ha amanecido con una pintada que claramente revela motivos de odio ideológico. El Ayuntamiento, dirigido por el socialista Santi Vera, emitió un comunicado expresando su «enérgica condena»

"Repugnate ataque» al negocio de una edil de Fuensalida

redacción / toledo
El Partido Popular de Fuensalida ha condenado «el repugnante ataque» que ha sufrido la concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de la localidad, Laura Álvarez, en su negocio particular -un centro de estética-, y que «supone un claro ejemplo de agresión a la intimidad personal en su centro de trabajo».
La concejal se encontró con una pintada en la fachada de su negocio en en la mañana de hoy jueves cuando se disponía a iniciar su jornada laboral por lo que consideran que los actos tuvieron que producirse durante la madrugada. 
Lamentan desde el PPde Fuensalida, que estos hechos vuelven a poner de manifiesto «la intolerancia que algunos están instalando en Fuensalida y que no es más que un ataque a la libertad política en un momento tan complicado como el actual».
El portavoz de los ‘populares’ en el Ayuntamiento de Fuensalida, José Jaime Alonso, confirmaba que estos hechos han sido denunciados ante la Policía Local y la Guardia Civil con el objeto de esclarecer la autoría de los mismos. Alonso no duda de que se trate de un ataque por motivos ideológicos y recuerda que durante esta crisis sanitaria el PPde Fuensalida lo único que ha hecho es «trabajar junto con voluntarios para conseguir mascarillas, guantes y otro tipo de materiales para Layudar a los vecinos a que esta situación sea lo menos dura posible para todos». 
El portavoz municipal del PP considera estos ataques igualmente de inaceptables si estás en el Gobierno como en la oposición y apela a la reflexión y a «que nos centremos en lo verdaderamente importante». 
La concejal víctima de este acto vandálico lleva varias legislaturas desarrollando su labor política municipal en Fuensalida y más allá de los daños físicos y económicos que las pintadas han causado en su negocio, se ha visto afectada por la repercusión en su entorno familiar.
Desde el PP se reclamaba la condena más enérgica del resto de partidos políticos de Fuensalida (PSOE, Ciudadanos y Vox) tras este ataque a un negocio privado de una de las concejales del Ayuntamiento de la localidad, que se suma, recordaban los ‘populares’, al que ya sufrió el Partido Popular junto a su sede el pasado mes de junio. 
Y poco después, el Ayuntamiento, a través de sus redes sociales hacía público un comunicado en el que expresaban su «enérgica condena ante el acto de vandalismo que ha sufrido el local del negocio particular de una de las concejalas de la corporación municipal».
Desde el Consistorio, dirigido por el PSOE, apuntaban que dicho acto, «probablemente provocado por odio hacia aquel que piensa diferente, es sin duda un peligroso precedente para la convivencia democrática en nuestro municipio y un ataque, tanto personal hacia una de las concejalas como colectivo hacia toda la Corporación».
El comunicado del equipo de Gobierno continúa despreciando la coacción señalando que «fuera del diálogo, nuestro estado de derecho, los cauces democráticos establecidos, el debate legítimo y nuestro marco institucional, la discrepancia intolerante con el adversario usando la coacción como arma solo degrada nuestra consolidada democracia, crispa el ambiente entre la ciudadanía y merma la cohesión social».
El alcalde de Fuensalida, Santi Vera, condenaba así, un «acto de sinrazón e intolerancia llevado a cabo a través de unas pintadas» y recordaba  a los vecinos y vecinas del municipio que «esto no es política, esto es un ataque hacia la libertad de pensamiento e ideología que cada uno podamos tener. Pienso que el trabajo, la familia y el domicilio son sagrados e inviolables y nos corresponde a todos aquellos que tenemos una responsabilidad pública hacer un llamamiento al respeto y predicar con ello», sentencia el comunicado.