Sólo piensa en Río

J. Mario Loeches
-

Ricardo de Pedraza ha superado una latosa lesión y ya está trabajando para lograr las mínimas de las pruebas de 1.500 y 5.000 metros de las Paralimpiadas

Sólo piensa en Río

Ricardo de Pedraza está dispuesto a participar en las Paralimpiadas de Río de Janeiro del próximo año y ya se ha puesto a trabajar para sacar su billete. Sin embargo, ha dado un cambio en sus objetivos y se ha pasado definitivamente a la pista tras superar una lesión muy latosa que le ha tenido parado más de un mes. Hace una semana que se ha puesto a fortalecer la musculatura con vistas a los 1.500 y los 5.000 metros, cuyas mínimas, de conseguirlas, le darían acceso al maratón de la cita brasileña, aunque con el inconveniente de que no habrá clasificación para ciegos.
El talaverano está corriendo en cinta, pero, a la vez, está realizando pesas, ‘spinning’, elíptica y bicicleta para «ponerme lo más fuerte posible». Atrás queda un mes de dura rehabilitación para superar una osteopatía de pubis que le ha afectado el tendón del recto del abdomen que le impidió continuar con la progresión. Desde su punto de vista, el principal problema fue «pasar muy rápido de la preparación del maratón a la pista». Por eso, definitivamente, ha optado por cambiar la musculatura, pues se ve con posibilidades de subirse al podio en Río.
Por delante quedan muchos meses de trabajo. El atleta del Club Atletismo Toledo no va a llegar al Campeonato del Mundo que se disputará en noviembre, así que tendrá abordar la mínima a partir de marzo, con la disputa del Campeonato de España, el Europeo y una lista de mítines en los que el talaverano va a probar su nivel. Ahora mismo reconoce estar «muy contento porque me estoy curando y me siento bastante fuerte». Ya ha fijado su regreso a la competición, el 25 de octubre en la Carrera Solidaria ASEM Castilla-La Mancha de Talavera de la Reina, de unos 6 kilómetros, el punto de partida del camino que le puede llevar a las Paralimpiadas.
Pero el corredor se va a encontrar una traba importante. Necesita un guía que le ayuden en estas distancias y, de momento, no tiene. David Magán, uno de los que competía con él, tiene sus objetivos y «no sé si va a poder ayudarme en todo lo que necesito», así que, probablemente, a De Pedraza le cueste más de lo previsto. Quedan muchos meses por delante, pero al atleta está dispuesto a conseguirlo: «Me he metido en la cabeza esto porque me gustó la experiencia en la pista».
De todos modos, echa de menos el maratón, una distancia que le estaba saliendo a pedir de boca. Sin embargo, no hay que descartar su participación en la prueba de Filípides de los Juegos Paralímpicos, ya que alcanzar la mínima para las pruebas de 1.500 y 5.000 le permitiría correrlo, eso sí, sin opción a colgarse una medalla, una meta que sí está al alcance de su mano en la pista. «Es lo que me hizo cambiar el chip», repite.
Hay que recordar que en el mes de junio, Ricardo de Pedraza tomó parte en el Grand Prix de Grosseto, prueba en la que fue descalificado al entrar el guía antes que él. Tenía previsto competir en el Campeonato de España, pero la lesión ya no le dejó. Allítendrá lugar el Europeo del próximo año donde puede estar el billete a Río para el talaverano. Hasta entonces, se apuntará a carreras populares para seguir cogiendo la forma y tomando el pulso a la competición.