'Hotusa' vuelve a pedir licencia para el hotel de la Puerta Llana

latribunadetoledo.es
-
La fachada ruinosa y el interior lleno de suciedad han sido un quebradero de cabeza de los vecinos. - Foto: David Pérez

Las licencias han recobrando vitalidad con 27 viviendas en La Olivilla, 13 en la carretera de Piedra Buena, 4 en la calle Atalaya de Santa Bárbara, 18 en el PAU de la Avenida de América y 80 en la calle Río Cabriel

El Ayuntamiento de Toledo concedió el año pasado 1.496  licencias de obra, un 10% más que el ejercicio anterior, la inmensa mayoría de obra menor (1.219), con un plazo de tramitación de entre 15 y 20 días. Lo interesante, dice el concejal de Urbanismo, Teodoro García, es que la tendencia se ha invertido y comienzan a retomarse obras paralizadas durante los años más duros de la crisis. La más significativa es la del hotel vecino a la Puerta Llana de la Catedral que la marca ‘Hotusa’ ha vuelto a solicitar con proyecto «similar» al que ya tuvo autorización en su día.
A García hubo que sacarle con forceps lo poco que quiso decir, y eso que el tema lo sacó él al anunciar que los dueños de la parcela que sigue en estado «ruinoso» han solicitado la licencia de nuevo. Pregunta tras pregunta el concejal admitió que la empresa es la misma (Hotusa) y que cabe «la hipótesis» de que el uso vaya a ser «similar» (hotel). En todo caso emplaza a posteriores contactos con la prensa para contar más, cosa que logrará con poco que se empeñe.
Porque ayer García llegó a la sala de prensa con una serie de datos de su elección pero fue incapaz de dar respuesta a casi ninguna pregunta. Por ejemplo, desconoce la recaudación que ha logrado el Ayuntamiento con las licencias, cuántas sanciones se han tramitado por obras incorrectas, cuándo van a arrancar los proyectos que dependen de la Junta (hospital, Quijote CREA, Casa de la Juventud, etc.) aunque reconoce que ninguno tiene la licencia en regla pero afirma que será «de inmediato» cuando la situación «socio económica» lo permita.

Obras retomadas. Con estos cimientos el concejal construyó un discurso en el que destaca que durante 2015 se han dado 277 licencias de obra mayor (68 en el Casco) para edificios de nueva construcción, arreglos de cubiertas, de elementos estructurales y de cambios de volumetría.
Y asegura que el Ayuntamiento tiene solicitudes para retomar este año de 27 viviendas en La Olivilla, otras 13 en la carretera de Piedra Buena y 4 más en la calle Atalaya de Santa Bárbara. En cuanto a obra nueva han solicitado 18 viviendas en el PAU de la Avenida de América (queda pendiente la urbanización que conlleva asociada), un proyecto en General Villalba y 80 viviendas en la calle Río Cabriel del Polígono.
Dentro del Casco sigue la obra del Banco de España para el Catastro, un supermercado en la calle Sillería cuatro licencia del Consorcio (calle Armas, Aljibillos, callejón de Menores y Plaza de San Marcos), amén de la mencionada de Hotusa.

Máximo 15 días. En cuanto al funcionamiento del servicios de licencias el concejal de Urbanismo se siente satisfecho porque los plazos de concesión (tampoco hay datos de las que se rechazan) van acortándose empezando por la inmediatez de los actos comunicados (obras menores de cuantía inferior a 30.000 euros y sobre actividades exentas del reglamento de actividades peligrosas, nocivas o molestas) hasta la quincena de las que se tramitan por «gestión administrativa».
En el caso del Casco Histórico el concejal destaca que el servicio de arqueología contratado por el Ayuntamiento agiliza mucho los trámites y da su resolución entre quince y veinte días.
Urbanismo está «barajando la posibilidad de constituir una carta del servicio de licencias» y comprometerse a dar la respuesta  en quince días cómo máximo, contando también con la agilidad que permiten los recursos informáticos y de internet para coordinar los departamentos implicados, facilitar las consultas y establecer un archivo. García considera que sería importante para los ciudadanos que quieren hacer una obra, para la economía en general y para reactivar el sector de la construcción que ha pasado unos años de capa caída con la crisis con casi nula demanda de obras de nueva planta.