El Torrijos no puede darle un susto al nuevo líder de Tercera, el Villarrobledo

Área 11
-

El cuadro torrijeño consiguió empatar nada más volver de los vestuarios, pero la alegría les duró poco a los pupilos de Pedro Velasco

El Torrijos no puede darle un susto al nuevo líder de Tercera, el Villarrobledo - Foto: Cristina Gómez

El Torrijos no pudo hacer demasiado para evitar la derrota ante el Villarrobledo, que gracias a los tropiezos del Mora y el Talavera se ha encaramado al liderato del Grupo XVIII de Tercera. El cuadro albaceteño dominó con claridad la primera mitad y luego supo reaccionar ante el empate visitante para llevarse los tres puntos.
El conjunto local empezó muy fuerte y muy efectivo: en una de las primeras aproximaciones en el minuto 6 logró el 1-0, en una jugada llevada por Borja Collado, cuyo centro lo remató Kike Espinosa, el balón dio en el palo y posteriormente en la espalda del portero Alberto. Fue un tanto muy protestado por parte de los jugadores del Torrijos, ya que no se vio con claridad que el balón rebasara la línea de gol.
El Torrijos poco a poco intentó sacarse el acoso de los locales, pero no pudo ante un Villarrobledo que fue muy superior durante los primeros 45 minutos de juego. En especial, gracias a la omnipresencia de Borja Collado, muy activo en la primera mitad.
La segunda comenzó con sorpresa, dado que en el minuto 48 en una contra del Torrijos se lesionó Javi Goméz, quien estaba tendido sobre el terreno de juego. Los jugadores locales creyeron que el Torrijos tiraría el balón fuera para poder asistir al lesionado, pero aprovecharon el despiste para lograr la igualada en un contragolpe culminado por Serrano.
Poco duró la alegría del conjunto visitante, ya que en el minuto 52 Salva puso el 2-1 en el marcador. La jugada nació en un saque de esquina botado por Vílchez al segundo palo y el jugador, de cabeza, mandó el balón a la red.
Tras el gol, el Villarrobledo pasó a dominar la posesión de balón con un Torrijos que buscaba el empate con jugadas a la contra, como en un mano a mano de Josué que desbarató bien Javi López o en un remate fallido de Sergio Molina. En lugar del empate, lo que llegó fue el tanto de la sentencia. Kike Espinosa se aprovechó de un error defensivo de la defensa rojiblanca para enterrar las esperanzas visitantes.