Una novela recrea la vida de los alfares en la posguerra

Europa Press
-
Una novela recrea la vida de los alfares en la posguerra

Manuel Rico, historiador, arqueólogo y fundador de 'Tierras de Cerámica' relata en 'El pintor de crámica' la historia de tres pintores, Francisco Arroyo y Pedro de la Cal y el joven Rafael.

La novela ‘El pintor de cerámica’ del historiador y arqueólogo Manuel Rico Cantero y la editorial Círculo Rojo, que se ha presentado recientemente en el Punto de Encuentro y Cultura ‘El Salvador’ de Talavera, retrata la vida de tres personajes, pintores de cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo, en los alfares de 1941 coincidiendo con el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y la posguerra española.
Para Manuel Rico, según ha explicado a Europa Press, es su primera novela dedicada al «oficio más antiguo del mundo», del que ha dicho además que es un oficio noble que combina «tradición y pasión», si bien ha escrito otros relatos cortos, algunos han sido premiados y publicados como ‘La maestra de mujeres’, que obtuvo el accésit al autor local en el XXV Certamen literario ‘Día de la Mujer’ del Ayuntamiento de Talavera.
En ‘El pintor de cerámica’, la acción discurre en los escenarios de los alfares de Talavera, Puente y posteriormente en Madrid, aunque, ha precisado, lo importante no son los «cacharros» de cerámica sino las personas, «sus vivencias, sentimientos y las sensaciones» que comparten los tres personajes: Francisco Arroyo Santamaría, Pedro de la Cal Rubio y el joven Rafael.
Por tanto, Rico ha centrado su novela en dos poblaciones, Talavera y Puente, en plena posguerra española, que continúan con su tradición alfarera y cerámica, y en las que a través de un joven pintor de cerámica, Rafael, el lector conocerá en primera persona la unión de ambas tradiciones y sus técnicas de la mano también de Francisco Arroyo Santamaría (Talavera), yerno de Juan Ruiz de Luna, y Pedro de la Cal Rubio (Puente).
«Rafael se trasladará a Puente, a la fábrica de ‘Santa Catalina’ llamado por su maestro. Vivirá amistades, peligros, lealtades, sexo, amor, envidias y tristezas, primero en esta población rural y posteriormente en Madrid», ha indicado Rico.
Esta primera novela ha nacido de la «necesidad de escribir» de Manuel Rico, pero también de su pasión por la cerámica, pues además es miembro fundador de la asociación ‘Tierras de Cerámica’, que ha impulsado y desarrollado la candidatura internacional para el reconocimiento de las técnicas tradicionales de la cerámica de Talavera, Puente y Puebla (México) en el listado de Bien Patrimonio de la Humanidad, en su calidad de inmaterial ante la Unesco para este año.
El libro ha contado con dos presentaciones en cada una de las localidades que se muestran en la obra; en el Punto de Encuentro y Cultura ‘El Salvador’ en Talavera, y también en el Centro de Interpretación de la Cerámica de Puente del Arzobispo.