El Auditorio Municipal de Illescas será una realidad en 2021

Redacción
-

El Consistorio aprobó en Pleno Extraordinario la adjudicación de la construcción del edificio tras haber incrementado en un 25% el precio de licitación y haber superado una convocatoria desierta

El Auditorio Municipal de Illescas será una realidad en 2021

redaccón / toledoredacción / toledo
«Por fin», decía aliviado el portavoz del equipo de Gobierno de Illescas, Francisco Rodríguez, «lo hemos adjudicado». Y es que el Ayuntamiento de Illescas ya tiene a la empresa que se encargará de levantar uno de los edificios más anhelados en los últimos años, el Auditorio Municipal, un edificio que ha superado «un procedimiento largo» desde que fuera impulsado a través de la convocatoria de un concurso de ideas en marzo de 2017. 
Pero ni dificultades técnicas ni el lento proceso administrativo de una obra de esta magnitud ni la falta de apoyo del resto de la corporación local han hecho flaquear al equipo de Gobierno que dirige José Manuel Tofiño y que «tenía claro desde principio de legislatura que la infraestructura más importante en materia cultural que necesitaba Illescas era un auditorio».
Justifica el portavoz del Gobierno illescano, Francisco Rodríguez, la necesidad de este edificio en las carencias que presenta la Casa de la Cultura «con 300 butacas y una caja escénica totalmente anticuada», y desfasada en cuanto al crecimiento poblacional puesto que la Casa de la Cultura es del año 1994 e Illescas tiene ya casi 30.000 habitantes, es decir, más del triple de población que cuando se construyó.
«Se había quedado anticuada, obsoleta, pequeña y muchas obras de teatro, eventos, actuaciones... no se pueden llevar a cabo porque no tiene capacidad, no solo de aforo sino de caja escénica suficiente para contemplar todas las medidas de seguridad necesarias o los montajes de estas actuaciones», lamenta Rodríguez.
El también concejal de Obras y Urbanismo del equipo de Gobierno señala que Illescas cuenta con infraestructuras importantes en materia deportiva, educativa, administrativa,... «pero le faltaba la cultural».
Así pues se optó por poner en marcha un concurso de ideas para que arquitectos y estudios de arquitectura propusieran proyectos  entre los que finalmente se optó por el de Garabato2 Arquitectónico que fue la encargada de elaborar el proyecto de ejecución.
Una vez aprobado dicho proyecto se sometió a licitación a finales del año 2018 dividido en tres lotes -uno relativo a la construcción del edificio, un segundo para el equipamiento escénico y un tercero para el control de calidad-. Ahora bien, en primera instancia la construcción de este edificio quedó desierto ante la ausencia de licitadores, no así las labores para el equipamiento escénico y el control de calidad que se adjudicaron a las únicas empresas concurrentes -Escénica Ingeniería SL y Applus Norcontrol,  SLU, respectivamente-.
Un nuevo bache que se superó  con un incremento del presupuesto de ejecución de la obra en un 25%. «Los técnicos municipales y los expertos consultados entendieron  que se había quedado desierto porque el precio de licitación estaba por debajo del valor del mercado», justifica Rodríguez recordando que en este acuerdo «no nos encontramos ni con Cs ni con PPni con IU  porque votaron en contra», aunque Ciudadanos y Partido Popular se habían abstenido en la tramitación anterior.
Un gesto, el del voto en contra, interpreta Rodríguez, que tiene una lectura en clave electoral. «Entendimos que era una forma de boicotear un proyecto en el que este equipo de Gobierno llevaba trabajando toda la legislatura al entrar en terreno preelectoral».
Y la ampliación presupuestaria  dio la razón al equipo de Gobierno puesto que tras este incremento se presentaron ocho ofertas. «Quedó claro que era una cuestión de dinero; queda suficientemente acreditado que no era un problema de que no fuera un proyecto suficientemente conocido o de que no se le había dado publicidad o de que fuera una obra que nadie quería hacer», defiende Rodríguez. 
La mejor oferta fue la de la empresa Vialterra a quien la Mesa de Contratación ha adjudicado este trabajo, un acuerdo que ha recibido el visto bueno del Pleno, «ahí sí»  con el apoyo en forma de abstención de Cs y PP  «porque entendieron, como toda la ciudadanía entiende, que Illescas necesita un auditorio en condiciones y acorde con lo que es hoy Illescas, la tercera ciudad de la provincia de Toledo y en alza», celebra el concejal de Urbanismo.
La obra, que comenzará en la s próximas semanas, tiene un plazo de ejecución de dos años y se ha adjudicado por un importe de  4,5 millones. Francisco Rodríguez matiza en este punto que el Ayuntamiento de Illescas «no requiere financiación externa para poder hacer frente a la obra» porque el buen estado económico de este Consistorio sagreño les permite disponer de «los recursos suficientes como para poder costear esta infraestructura con fondos propios con cargo a dos ejercicios presupuestarios».

 

modular y polivalente

 
«La fuerza de la pureza, de los volúmenes». Con estas palabras describía la arquitecta Carmen Fajardo el proyecto que ganó el concurso de ideas y por el que su estudio de arquitectura, Garabato2 Arquitectónico, diseñó el nuevo Teatro-Auditorio de Illescas. Espacios modulares y polivalentes y un silencioso -aunque rotundo- ladrillo blanco darán formas a este diseño. 
 En el diseño de su edificio, los arquitectos partieron de la idea que les llegó al ver «contenedores dejados por un tren de mercancías desde las vías próximas». Por ello, decidieron que el diseño del nuevo auditorio tuviera esta forma modular. Cajas abstractas de ladrillo, material «característico de la zona» con el que quisieron hacer un homenaje a la tierra sagreña. 
Pero el espacio modular que proyectaron desde el taller Garabato2 Arquitectónico S.L.P. no será un espacio cerrado. Su fachada principal tiene un diseño abierto «buscando la ambigüedad entre interior y exterior e invitando a entrar a todos aquellos que pasen». Será un espacio abierto a una fachada exterior en la que se ha proyectado crear una plaza abierta a la ciudad, «donde conviven superficies pavimentadas y terrosas, muros que contienen desniveles y sirven de asiento, escaleras para subir y para estar, árboles que dan sombra...».
El edificio contará con una sala polivalente con capacidad para 400 butacas y un anfiteatro con capacidad para 190 butacas.
Además, dispondrá de siete camerinos  (3 individuales, 2 múltiples y 2 cuádruples) de acceso cómodo y directo al escenario -de 350 metros cuadrados- así como una terraza a nivel de anfiteatro para acoger actividades lúdicas en cubierta plana sobre acceso principal.
El foso de orquesta que será lo suficientemente amplio como para acoger una banda de hasta 80 músicos contará con plataformas móviles en el escenario y como usos administrativos tendrá dos despachos y sala de reuniones.
El nuevo Teatro-Auditorio también contará con una cafetería que podrá ser utilizada de forma independiente al espacio principal.
Una de las peticiones que hacía el Ayuntamiento a la hora de presentar el concurso de ideas era la de que existiera un vestíbulo polivalente. Se debería de poder usar tanto como sala de exposiciones, como ludoteca, etc. Y eso hicieron desde el estudio. Así proponen un  vestíbulo de acceso que aúna distintos niveles e interior y exterior. La escalera será la protagonista de esta zona puesto que gracias a ella se quiebra el orden impuesto para generar dos nuevos espacios, uno convertido en sala polivalente en planta de acceso, y la terraza como apertura al paisaje en planta de anfiteatro.