El Ayuntamiento «renegocia» su acuerdo con El Corte Inglés

Susana Jiménez/Toledo
-
El alcalde recuerda que aún quedan pendientes varias actuaciones urbanísticas, como la permuta de terrenos. - Foto: Víctor Ballesteros

García-Page asegura que se trata de renovar el compromiso, al tiempo que se «acompasa» a la situación económica de las administraciones, de Toletum Visigodo y al plan de inversión

El Ayuntamiento de Toledo y la Dirección de El Corte Inglés han entablado ya conversaciones para «renegociar» el acuerdo existente, y así «actualizar todos los compromisos». Así lo adelantaba ayer el regidor toledano, Emiliano García-Page, durante la visita que realizaba en el entorno de San Pedro el Verde, al ser preguntado por la situación por la que atraviesa el comercio en el cercano barrio de  Santa Teresa.
García-Page insistía en que el compromiso se mantiene, aunque considera necesaria esta actualización puesto que «con las prisas que se da la Administración autonómica, cualquier gran empresa pierde hasta la moral».
Preguntado sobre qué aspectos del acuerdo se van a  ver afectados por esta renegociación, García-Page apuntaba que se trata de «renovar el compromiso», de modo que  «quede muy claro que El Corte Inglés está con ganas de seguir instalándose en Toledo». Una reafirmación del compromiso que,  a su vez,  debe «acompasarse a la situación económica de  las administraciones, de la empresa Toletum Visigodo y de su propio plan de inversión» de la compañía.
Al margen de estos aspectos, el regidor toledano aseguraba contar con el compromiso de El Corte Inglés de «no perder la opción de Toledo», hasta el punto de que «siguen con la fianza depositada». Un dinero, recordaba García-Page, que El Corte Inglés consignó para la adquisición de terrenos, los cuales, apostillaba, «hay que permutar». En este sentido recordaba que aún quedan varias actuaciones urbanísticas pendientes, como la mencionada permuta de terrenos y  la gestión de Toletum Visigodo, lo cual «tiene que ver con la propia voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha, que es la mitad de la empresa».

«Abiertos al debate». La llegada de El Corte Inglés a Santa Teresa sería, para García-Page, el «electroshock» que reactivaría la zona. Una medida «pedida y reclamada por la Asociación de Comerciantes del barrio, frente a la oposición del PP que «no sólo ha trabajado en contra, sino que han dicho que sería la ruina para la ciudad».
Para el alcalde de Toledo lo que ocurre en Santa Teresa es «algo muy complejo», responde a una suma de circunstancias muy diversas que tienen que ver con el desarrollo global de la ciudad, con su distribución urbanística e incluso también con el problema de Vega Baja.
No obstante, mostraba su disposición a abordar este asunto con todos los colectivos, al tiempo que aprovechaba para recordar que desde hace tiempo el Ayuntamiento tiene encargado a Fedeto un estudio sobre el pequeño comercio en el barrio de Santa Teresa y en el conjunto de la ciudad.
«Todo tiene relación en un barrio que supuso la centralidad comercial de Toledo, y que ha ido perdiéndola por diversas causas», las cuales García-Page aseguraba estar dispuesto a valorar, pero «hay que abordarlas con profundidad porque no son muchas las pequeñas causas»
«Estamos abiertos a cualquier debate», destacaba, desde la peatonalización para hacer más accesible el comercio, al «golpe de efecto» que supondrá la llegada de El Corte Inglés.