La Corredera, para disfrutar y vivir

Lola Morán Fdez.
-

La Asociación de Comerciantes de la Corredera volvió a atraer ayer a numerosos ciudadanos hasta esta céntrica calle con motivo de una nueva edición de su Mercado de Primavera

La Corredera, para disfrutar y vivir

El Mercado de Primavera de la Corredera volvió a atraer ayer a numerosos talaveranos a esta calle del corazón de la ciudad para disfrutar de la oferta presentada por los negocios implantados en ella. La de ayer fue la segunda edición del Mercado de Primavera que organiza la Asociación de Comerciantes de la Corredera, de la mano de la Asociación del Comercio de Talavera. Estos mercados trimestrales comenzaron con el Mercado de la Luz que se llevó a cabo el 1 de julio de 2017. Desde entonces, se han organizado mercados de manera trimestral, coincidiendo con el cambio de estación.
Como explicó a este diario César Godoy, representante de la Asociación de Comerciantes de la calle Corredera, esta iniciativa surgió con el fin de «atraer gente de Talavera y sobre todo de la comarca al barrio». La intención es demostrarles la transformación experimentada en esta parte de la ciudad, donde ha habido «cambios positivos», que han propiciado la implantación de nuevos negocios, en algunos casos procedentes de otras calles del centro de la ciudad con amplia tradición comercial.
Sobre este punto, Godoy destacó que la Corredera «se tiene que conocer por todo, no solo por los bares», dijo, apuntando en este sentido a la proliferación del sector hostelero, para recalcar que, pese a ello, «se mantienen los comercios y viene gente nueva».
En este sentido, destacó también el crecimiento experimentado en la comunidad de vecinos de esta calle, atraída por el ambiente del que goza en la actualidad, en la que, hasta la fecha, reina un equilibrio entre ocio, comercio y vecinos. Por ello, el representante de los comerciantes apeló a un control de la situación para evitar que se rompa ese equilibrio y abogó por la llegada de más comercios a esta calle. Sobre este punto, quiso destacar que si bien no es la principal arteria comercial de la ciudad, «las rentas en ella son tres o cuatro veces más baratas que en la calle comercial y está a cien metros, con lo que la gente te viene a buscar».
«Ya no es la Corredera de hace veinte años pero está recuperando el paso» de los vecinos, «porque a todos nos apetece pasar por una calle que llame la atención y ésta ahora llama la atención con las terrazas y la oferta que hay», apuntó el empresario.