Banco Santander, comprometido con el futuro del planeta

SPC
-

La entidad movilizará 220.000 millones en la lucha contra el cambio climático hasta 2030 y este año será neutra en carbono

Ciudad Financiera del Grupo Santander, en Boadilla del Monte (Madrid)

La voz de alarma la ha dado la ONU. El aumento de la temperatura en más de 2°C provocará una mayor escasez de agua, el incremento de los incendios y la inestabilidad del sistema alimentario.
El calentamiento global es ya el mayor desafío del planeta y Banco Santander, consciente del reto, no ha dudado en poner todos los recursos a su alcance para estar a la vanguardia con acciones fuertes y comprometidas, como la movilización de 120.000 millones de euros entre 2019 y 2025, y 220.000 de 2019 a 2030 en la lucha contra el cambio climático. No en vano, la entidad es la más sostenible del mundo según el Dow Jones Sustainability Index 2019.
La compañía, que en 2019 movilizó 19.000 millones de euros en financiación verde y fue líder mundial en financiación de energía renovable,   anunció, en la última Conferencia sobre Cambio Climático de Naciones Unidas celebrada en Madrid, su compromiso de ser neutra en carbono este mismo año.
Banco Santander lleva años trabajando para reducir el impacto en el medio ambiente. Desde 2001, mide su huella ambiental y cuantifica el consumo de energía y de emisiones de gases de efecto invernadero de edificios y sedes. En 2019, la entidad presidida por Ana Botín lanzó un nuevo plan de eficiencia energética y ese mismo año invirtió 19.000 millones de euros en proyectos sostenibles, y entre 2011 y 2018 logró reducir las emisiones y el consumo de electricidad en un 27% y un 36%. En la actualidad, la entidad posee una Política de Gestión Ambiental propia que le compromete a minimizar, regular y autogestionar la contaminación generada por sus actividades. De hecho, el 43% de la electricidad que usa procede de fuentes renovables y su objetivo es que el 100% de la electricidad que utiliza provenga de este tipo de fuentes en 2025. Asimismo, de cara a 2021 tiene el objetivo de eliminar todos los plásticos de un solo uso. 
Como presidenta de Banco Santander, Ana Botín acaba de sumarse, junto a otros líderes empresariales, políticos y financieros, a la Alianza para la Recuperación Verde del Parlamento Europeo. La iniciativa, promovida en el marco de la crisis de la COVID-19, busca respaldar e impulsar paquetes de inversión verdes que actúen como aceleradores de una transición hacia una neutralidad climática y ecosistemas saludables. Un paso más que se añade a la firma en 2019 del Compromiso Colectivo de Acción por el Clima para acelerar la transición del sector financiero a una economía baja en carbono.