Aceña: «Debemos ir a Santiago a morir»

Raquel Jiménez
-
Aceña da el domingo indicaciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. - Foto: Ferrero

El entrenador del Soliss Talavera asegura que para la permanencia solo están en manos del equipo «los 40 minutos» de una ultima jornada en la que no depende de sí mismo

El entrenador del Soliss Talavera, Raúl Aceña, compareció ante los medios de comunicación muy abatido después de la derrota por 4-9 de su escuadra en el partido decisivo por la salvación frente a Colo Colo:«Mi sentimiento es de tristeza porque teníamos la oportunidad de sentenciar la permanencia y no hemos sido capaces», manifestó.
Está claro que el conjunto maño «supo aprovechar muy bien sus oportunidades y el ir siempre a remolque nos ha condicionado un partido más». Y es que la escuadra talaverana encajó el 0-1 a los 20 segundos del comienzo del choque, «en un balón dividido que no hemos sido capaces de sacar». Desde luego, a Colo Colo «le ha venido muy bien ese gol para tener tranquilidad». Mientras en su escuadra, «lo hemos intentado por todos los medios, pero no hemos sido capaces de igualar»; a lo que se añaden «las pérdidas de balón que nos han costado que el contrario se fuese con un marcador (1-5) difícil de remontar».
El técnico lamenta que éste fuera «un partido más en el que nos sucede lo mismo». Y eso que a lo largo de los 20 minutos, «hemos tenido ocasiones clarísimas, pero de nuevo parece que la pelota o la moneda cae de lado del otro equipo».
Otro aspecto importante que ha mermado al conjunto talaverano es que en ambos periodos, «cuando mejor estábamos, han llegado las expulsiones (Anass y Asensio), en un partido en el que, prácticamente, no ha sucedido nada». Estas tarjetas rojas conllevaron jugar en inferioridad; en este sentido, destacó que «en la primera expulsión, tras la que hemos hecho una defensa extraordinaria y no han tenido apenas ocasiones, justo cuando faltan siete segundos para recuperar al jugador, un rechace en lugar de ir a uno de los nuestros, ha ido a uno de ellos y nos hacen el gol».
Ante todo esto, la conclusión de Aceña es que «parece que todas las circunstancias que pueden ocurrir en un partido son siempre negativas para nosotros». Y puso como ejemplo que «un balón del otro equipo da en el palo y entra, en nuestro caso da al palo y sale». Entre resignado e indignado, declaró que «solo queda asumirlo y encajar golpe tras golpe».
No es la primera vez que las adversidades y la mala suerte se ceban con el conjunto talaverano: «No es un partido solo, sino muchos, lo que al final va mermando».
Pero no queda otra que «aceptarlo como es;estamos en esta situación por méritos propios y hay que asumirlo». Puso de relieve que «queda todavía una oportunidad, es difícil, pero mientras hay vida, hay esperanza».
De todos modos, durante su comparecencia insistió en varias ocasiones en que «a pesar de que en estas últimas jornadas se están dando resultados demasiado extraños, con los equipos de arriba perdiendo con los de abajo, tenemos todavía una opción». Está claro que «tenemos que ir a Santiago a morir, a darlo todo allí, a intentar ganar el partido y a esperar que otros resultados nos favorezcan de una vez por todas». Quiso dejar claro que «no estamos todavía descendidos».
Pero el Soliss FS Talavera, que ha caído a los puestos de descenso, no depende ya de sí mismo para conseguir la permanencia en Segunda División. «Tenemos que ganar y que se den otro resultados; hay enfrentamientos de equipos de abajo con los de arriba, también de conjuntos de la zona baja con otros que no se juegan nada como es nuestro caso». Y añadió que «hasta donde dependa de nosotros, que son los 40 minutos en Santiago, vamos a intentar morir».
Por encima de todo, hay que recuperar la moral de cara a ese encuentro en Santiago, aunque Aceña puntualizó que «llevamos ya varias semanas intentando levantar el ánimo a los jugadores como cuando encajamos un gol a falta de 50 centésimas en Burela haciendo un extraordinario partido después de 11 horas de autobús». Precisamente, se dirigió a la afición para indicar que «eso no lo sabe la gente que viene al Primero de Mayo y a veces critica».