Téllez arrolla en Domingo de Ramos

Dominguín
-
Téllez arrolla en Domingo de Ramos

El moracho demostró su clase sin que se le notara que es nuevo en el escalafón superior. Un total de ocho orejas se repartieron los tres espadas actuantes ante un interesante encierro del Conde de Mayalde. Unas 2.000 personas se dieron cita

Volvieron los toros el Domingo de Ramos a Toledo. Por segundo año, la corrida benéfica organizada a favor de Aspaym se celebró en esta fecha tan señalada en la Ciudad Imperial. El día acompañó, y el público llegó a última hora a las taquillas a adquirir su localidad, viéndose una destacada entrada a pesar de competir con los Vitorinos en la Plaza de Toros de las Ventas.
Nuestro paisano Ángel Téllez pisaba por primera vez el coso de Mendigorría, y lo hacía una semana después de haberse doctorado como matador de toros. Muchos paisanos y aficionados acompañaron al moracho, que se vio jaleado desde que cogió el primer capote en su primer enemigo. Ramillete de buenas verónicas para recibir al animal, encajándoselo al cuerpo y rematándolo con garbo.
Quite ajustadísimo que encogió los corazones de los asistentes en un puño, pues el animal estuvo a punto de arrollar al joven torero. Brindó este toro a su paisano Eugenio de Mora, en un cariñoso parlamento que se fundió posteriormente en un abrazo de agradecimiento mutuo.
Con la muleta en la mano estuvo templado, sobrio y elegante. No se le nota que acaba de llegar nuevo al escalafón superior y dejó momentos estéticos de gran calado, que conectaron enseguida con los tendidos. Un final subiendo el tono de moción ante el burel lo refrendó con una estocada hasta la empuñadura que hizo caer al astado sin puntilla. El público enarboló pañuelos y vítores parta que el usía concediese el doble trofeo, accediendo el presidente de la plaza a ello.
Con la puerta grande ya abierta, se tiró rodilla en tierra a recibir con dos largas cambiadas al que cerraba el cortejo, otra vez ambientado con la seda y entregado en el agrado a los asistentes. El quite en el centro del ruedo con el capote en la espalda tuvo emoción y valor.
Con la muleta volvió a demostrar que se acopla a la embestida de cualquier animal, y ante el serio castaño de Mayalde estuvo solvente y templado.
La faena fue a más, sobre todo cuando se encajó con la red y se la pasó a escasos centímetros de la faja. Refrendó con otra gran estocada hasta la bola y otros dos pañuelos asomaron por el balcón presidencial, cortando en total cuatro apéndices, siendo el triunfador numérico del festejo en Toledo.
Eugenio de Mora no tuvo suerte en su primer animal, con el que derrochó profesionalidad, cortándole una oreja. Ante el que hizo el cuarto lo hizo todo el de Mora. Tiró de oficio, temple y sapiencia, consiguiendo elevar la temperatura en los tendidos y cortándole otra oreja de ley tras enterrar por completo el acero.
Toñete se presentaba en Toledo y lo hizo de forma variada y animada, intentando en todo momento agradar al público. Tuvo dos actuaciones distintas, siendo más importante la del quinto toro, que a la postre fue el mejor del encierro traído por el Conde de Mayalde.
Toreo a ambos toros con un concepto clásico, llevando a los astados por bajo, largos y cosidos a su muleta. Los finales de faena fueron de gusto y empaque, rubricando ambas oportunidades con una acierto en la suerte suprema, lo que le valió parta cortar un apéndice de cada uno de sus animales y acompañar a sus compañeros en volandas del coso de Mendigorría.

Téllez arrolla en Domingo de Ramos Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos - Foto: Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos - Foto: Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos - Foto: Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos
Téllez arrolla en Domingo de Ramos
Téllez arrolla en Domingo de Ramos Joaquin Romera
Téllez arrolla en Domingo de Ramos - Foto: Joaquin Romera