La numerosa familia de San Isidro

Leticia G. Colao
-
La numerosa familia de San Isidro - Foto: Manu Reino

Unas 650 personas dieron forma a una nueva cena de la Hermandad, previa a las Ferias de Mayo y al desfile del día 15, destacando la importancia de la agricultura y ganadería en la zona

Lo ha vuelto a hacer. La Hermandad de San Isidro ha reunido otro año más a una importante representación de la sociedad talaverana en torno a la imagen del santo, patrón de Talavera y de la agricultura y ganadería, y protagonista exclusivo de las próximas Ferias de Mayo. 650 personas se dieron cita en un abarrotado salón de Jardines Camotal en lo que cada año supone, unos días antes, el pistoletazo de salida de una de las celebraciones más importantes del año, las ferias y el desfile de San Isidro del próximo 15 de mayo.
La cena del pasado viernes estuvo especialmente representada por el Gobierno regional, con la presencia de la consejera de Fomento, la talaverana y socia de la Hermandad Agustina García Élez, y por el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro; por el Ayuntamiento, con el alcalde, Jaime Ramos, a la cabeza y buena parte de la Corporación Municipal; el subdelegado del Gobierno en la provincia, Carlos Ángel Devia; la diputada provincial Flora Bellón y numerosos candidatos a las municipales del 26 de mayo. Algunos de ellos, utilizaron la cita casi como despedida al no concurrir en ninguna lista electoral; otros, por el contrario, lo hacían por primera vez.
Junto a ellos, representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado; de la Iglesia, de las federaciones empresariales y sobre todo, profesionales relacionados con el sector primario, clave en la economía de la ciudad desde hace siglos.
Así lo destacaron los consejeros del Gobierno autonómico. Martínez Guijarro, definió como «fundamental» el sector agrario y la industria agroalimentaria asociada ya que «si le va bien al sector agrario le va bien a nuestra comunidad, tanto es así que representa el 15 por ciento de nuestro PIB, y genera decenas de miles de puestos de trabajo». En este sentido, recordó como futuro reto la negociación de la PAC desde el Gobierno regional, desde donde «defenderemos los intereses de la comunidad autónoma al lado del Gobierno de España».
García Élez, igualmente, agradeció el trabajo de la Hermandad de San Isidro y focalizó este agradecimiento en Enrique Núñez, presidente del colectivo, «por apostar por esta ciudad y por un sector que necesitamos mucho para esta comarca».
El alcalde, Jaime Ramos, se dirigió a los presentes aplaudiendo la organización del desfile del 15 de mayo por las calles de la ciudad asegurando que «las ferias de mayo sin el cortejo de San Isidro, no serían las ferias de mayo» y reconociendo además la implicación de la Hermandad en la Ruta de los Murales.
Tras la intervención de los políticos, y siempre antes de comenzar la cena, fue el presidente de la Hermandad, Enrique Núñez, el que tomó la palabra, aunque lo hizo tras la sorpresa de su nieta Albam, quien agradeció su trabajo desinteresado por el buen desarollo de la Hermandad y la organización de un evento que ya forma parte de la historia de la ciudad. Emocionado, y tras casi 30 años como presidente, Núñez amplió este agradecimiento a su directiva y a todos los miembros del colectivo, volviendo a reclamar al Ayuntamiento que coja el testigo en la organización del desfile «aunque mientras yo esté, trataré de hacerlo lo mejor posible, porque esto no es para mí, sino para Talavera y su comarca».

 

Subasta y rifa. La tradicional subasta del cuadro cerámico de San Isidro inició la parte más lúdica de la noche, llegando este año a los 500 euros. Posteriormente comenzó la habitual rifa de productos cedidos para este evento por diferetes empresas de la ciudad y que superan los 400 regalos. Como cada año, los jamones, quesos y embutidos fueron los más demandados, aunque también se regaló un fin de semana en una casa rural, dos televisiones, plantas, cosméticos, cuadros, e incluso varios paquetes de leche.
Otra «exitosa» cena de la Hermandad de San Isidro, previa del desfile del 15 de mayo y ejemplo del fervor y la devoción que la ciudad de Talavera tienen al patrón de agricultores y ganaderos. Durante muchos años, fueron uno solo.