Marcos acepta ser padrino de Marsodeto por sus valores

J. Monroy
-

La próxima marcha de Marsodeto, del 27 de abril, se introducirá por primera vez en los terrenos de la Academia de Infantería, para una mayor identificación con ella

Marcos acepta ser padrino de Marsodeto por sus valores - Foto: David Pérez

El coronel Francisco Javier Marcos Izquierdo y la Academia de Infantería de Toledo, que dirige, son desde este martes los padrinos de Marsodeto. Tomaban el relevo del presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero, en un acto en la propia Academia, lleno de la gente de las asociaciones.
Marcos Izquierdo apuntó que aceptó esta tarea en virtud de los valores de Marsodeto y de la gente a la que representa.Porque aunque comprende lo que es la discapacidad intelectual y la parálisis cerebral, «no estoy de acuerdo cuando hablamos de personas con discapacidad en general, no es justo y me rebelo contra este concepto». Si la mayoría de personas tienen unas capacidades dadas por los genes, hay otras capacidades que se ganan, como la capacidad de amar, de mostrar cariño, de ser generosos, solidarios de compartir. «Son unas capacidades que no basta con ponerlas en práctica, porque para desarrollarlas hay que tener voluntad, hay que hacer que crezcan», apuntó. Porque, en ese sentido, se mostró convencido de que «las personas con discapacidad son formidables; nos sacan años luz en el desarrollo de esas capacidades de amor, de cariño, de generosidad, de solidaridad». En su opinión, «las personas con discapacidad son las más capaces para ser buenas personas, y ese es un título que no da la Universidad, ni esta Academia, que lo dan los valores de las personas».
De ahí, apuntó el nuevo padrino de Marsodeto, ha querido estar con ella, «porque tiene valores, porque trabaja para personas con valores, y sobre todo, porque está comprometido para darle nuevas oportunidades». Y se mostró convencido de que uno no se merece las capacidades que le da la vida, si no es capaz de luchar por que los demás tengan las mismas oportunidades, «y eso es lo que vamos ha hacer desde la Academia de Infantería este año».
Marcos Izquierdo se mostró especialmente conmovido por las palabras de Cristina Agudo, usuaria de Marsodeto y de Down Toledo, quien enseñó lo que las personas con discapacidad pueden aportar «para construir una sociedad mejor y en la que todos tengamos nuestro lugar», y pidió además igualdad para las personas con discapacidad intelectual a la hora de encontrar empleo, que se les valore por su capacidad para trabajar.
Sensibilidad. La elección de la Academia de Infantería y de su coronel, explicó Marcelino Casas, presidente de honor de Marsodeto, viene «por su sensibilidad hacia las personas con discapacidad intelectual, parálisis cerebral y sus familias». Además, Carlos del Valle, presidente ejecutivo, adelantó que la marcha de Marsodeto de este año, que se celebrará el próximo día 27 de abril, va a atravesar, por primera vez, terrenos de la Academia de Infantería, para lograr una mayor identificación con ella y de ella con Toledo.
La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, felicitó al padrino entrante y saliente, en un día, apuntó, importante para la discapacidad. Porque por la mañana se aprobó la convocatoria para las entidades que gestionan los centros de discapacidad de Castilla-La Mancha, más de 250 que atienden a más de diez mil usuarios, con más de ocho mil profesionales.
De Marcos Izquierdo, apuntó que dice mucho de él su compromiso con las personas con discapacidad, a las que ya ha abierto las puertas de la Academia.