Fernández Vaquero ensalza a los profesionales y familias

J. Monroy
-

Aunque su padrinazgo de Marsodeto haya concluido, se compromete a terminar de visitar en lo que queda de legislatura todos los centros que le quedan

Fernández Vaquero ensalzala a los profesionales y familias - Foto: David Pérez

El compromiso que asumió Jesús Fernández Vaquero cuando hace un año se convirtió en padrino de Marsodeto fue visitar todos sus centros. Este martes cedía el testigo al director de la Academia de Infantería, Francisco Javier Marcos Izquierdo, orgulloso de lo que este padrinazgo le había enseñado y de lo que había logrado hacer durante el mismo por la gente con discapacidad. Tanto, que su vinculación con Marsodeto no va a cesar, aunque sí cese su padrinazgo. Y ahora que se jubila también de la vida política, se comprometió a terminar de visitar los centros de las dos zonas que le faltan antes de que concluya la legislatura.
Algo bueno ha tenido que hacer realmente Fernández Vaquero durante estos doce meses para que en el acto de homenaje a su sucesor, no faltaron en cada intervención honores a su labor. Honores que tuvieron el colofón final de un bonito vídeo elaborado con las imágenes de sus visitas.
Para él ha sido, apuntó, «una experiencia de vida, una experiencia de corazón, de las que te deja huella» el ver la ilusión y la vocación de los profesionales de los centros y la entrega de las familias. Los centros le han dejado una huella impresionante. No se imaginaba que hubiera algunos que reciclaran toneladas de aceite, o que hicieran cinco mil cuchillos al día. Se acordó del taller de Down Toledo o el de Apanas, «en definitiva, es un submundo que no es conocido».
Él ha intentado por todos los medios ayudar al mundo de la discapacidad, con sus gestiones con las distintas administraciones «para conseguir medios que vengan a mejorar la calidad asistencial y la calidad de vida de los centros de la provincia de Toledo». Además, a lo largo de estos cuatro años se han aprobado en las Cortes por unanimidad leyes importantes, como la de Protección y Apoyo Garantizado para Personas con Discapacidad, lo que viene a dar respuesta a la pregunta de los padres de «qué va a ser de nuestros hijos cuando nosotros faltemos».
Consejos. Fernández Vaquero también dejó algunos consejos a su sucesor. Vicente Tirado, que ocupó el padrinazgo antes que él, le advirtió de que esta podía ser una de las experiencias más bonitas de su vida profesional. Efectivamente, así ha sido, como él ya le transmitió a Marcos Izquierdo en el pregón de Semana Santa.
Además, dado que este mundo no es conocido, la labor de sus padrino es darlo a conocer dentro de sus posibilidades. Así lo tendrá que hacer Marcos Izquierdo, difundir el trabajo de los profesionales, las familias y Marsodeto, «que es muy importante».
Todo ello, el explicó, se lo van a a pagar con alegría. «Recibes a cambio sinceridad, recibes alegría, reconocimiento, cariño, y recibes besos, ¿qué más se puede pedir en un mundo en el que ahora mismo casi todo son dificultades?», concluyó.