30.000 euros para Cruz Roja y pueblo saharaui

J. Monroy
-

Unas 2.500 personas (400 de ellas en Toledo) han participado en la IV Carrera Solidaria de la Universidad de Castilla-La Mancha, un evento que en la ciudad se desarrolló por la Fábrica de Armas

30.000 euros para Cruz Roja y pueblo saharaui - Foto: David Pérez

Deporte y solidaridad se han dado de nuevo la mano en una nueva edición de la Carrera Solidaria de la Universidad de Castilla-La Mancha. Los seis campus universitarios vivieron este martes la cuarta edición ya de una carrera, que más que carrera, fue fiesta filantrópica para recaudar dinero para Cruz Roja y para la Delegación Saharaui en Castilla-La Mancha.
La propia Universidad regional (su Servicio de Deportes) ha organizado este evento solidario, una carrera de cuatro kilómetros, que se ha repetido en Albacete, Almadén, Ciudad Real, Cuenca, Talavera de la Reina y Toledo. Fue, apuntó la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, una carrera abierta no sólo a los universitarios, sino a todo aquel que quisiera dar su granito de arena.
Así, pasados unos minutos de las cuatro y media, el atleta Lucas Búa daba la salida en el Campus de la Fábrica de Armas en Toledo. Él, por contrato, no tenía permiso para participar, pero ha querido colaborar en lo que ha podido, convencido de la idoneidad de un acto solidario, en el que la Universidad aporta su propio dinero para ayudar.
La carrera, apuntó el primero en traspasar la línea de meta, Raúl Casado (corredor del San Ildefonso), fue «diferente y divertida» por el Campus de la Fábrica de Armas. Transcurría al lado del río y las bajadas y subidas le hacían recordar el trail. Fue precisamente en la primera cuesta donde él tomó la cabeza, que no llegó a soltar. Este es el primer año en la Universidad de Casado y su primera participación en este evento solidario del que puede presumir haber sido primero.  Casado animó a todos a hacer deporte.
En Toledo corrieron un total de 400 personas, que sumaron en el total de 2.500 en toda la región. Eso supone una recaudación de 30.000 euros (a los dos euros del dorsal, se sumaba los diez euros por corredor que ha puesto la Universidad) que se repartirán entre Cruz Roja de Castilla-LaMancha y la Delegación Saharaui en la región. Guadamillas se mostró contenta por la participación, a pesar de que, por las fechas, es complicado, porque hay alumnos en prácticas o de Erasmus. Además, se trata de un evento que pone en valor un campus «que es una maravilla». Siendo un día laborable, es difícil hacer la carrera por la ciudad, pero así lo alumnos pueden conocer mejor el su Universidad.
Ayuda internacional. El presidente de Cruz Roja Castilla-La Mancha, Jesús Esteban, no quiso perderse la carrera de Toledo. Según explicó, el dinero recaudado va a ir a parar a ayudar en distintos programas internacionales.
Así, adelantó Esteban, muy agradecido a la Universidad y a los participantes, el dinero irá a los refugiados, como casi todo el dinero que ha puesto la UCLM. Se acordó de los campos del Líbano, donde sigue habiendo muchos refugiados sirios, y donde ya se ha enviado la ayuda otros años. También puede ir parte de lo recaudado a la zona arrasada por un ciclón en Mozambique, donde Cruz Roja tiene abierta una campaña. Una ciudad, Beira, ha quedado destruida. Allí había un profesor universitario toledano, que estuvo desaparecido una semana.